Límites de edad para obtener un crédito

Fecha de la publicación: 18.10.2018

Límites de edad para obtener un crédito

Pidiendo un préstamo o crédito, tu edad es un factor muy importante para el análisis de tu perfil y el cálculo de riesgo. La mayoría de las entidades crediticias exige que el prestatario tenga entre 21 y 75 años. De hecho, algunas entidades exigen tener por lo menos 25 años y 65 años como máximo. Si estás fuera de esos límites, es probable que algunos prestamistas rechacen tu solicitud de crédito, ya que significa un elevado riesgo de impago si no tienes un aval o no dispones de otra garantía.

¿Por qué se exige la edad mínima y máxima?

En general, restringiendo la edad, algunas entidades crediticias se aseguran de que el cliente será capaz de devolver el dinero prestado sin problemas. Por lo que suelen no aceptar las personas jóvenes, menores de 21 o 25 años, ya que no es probable que dispongan de un trabajo estable e ingresos regulares y suficientes. Además, los jóvenes suelen ser considerados un riesgo más alto, como habitualmente no tienen un historial de crédito ni antecedentes de reembolso.

Así mismo, algunas entidades prestamistas suelen no conceder préstamos a las personas mayores de 65 o 75 años de edad. Una persona jubilada suele encontrar más dificultades para conseguir un crédito, especialmente si se trata de un importe elevado. En este caso existen dos motivos. Tanto por la pérdida de poder adquisitivo que suele producirse tras la retirada del trabajo como suele ser más complicado establecer un calendario de amortización sostenible.

Préstamos para jóvenes y jubilados

No obstante, en el mercado financiero existen muchas alternativas viables en esta situación, entidades prestamistas que aceptan a las personas a partir de 18 años tanto como es posible encontrar varias ofertas de préstamos para mayores de 75 años. Entonces, no hay que alarmarse, la financiación que necesitas está a tu alcance y tu edad no tiene que ser un inconveniente.

Por ejemplo, la mayoría de los prestamistas de capital privado que ofrecen préstamos o créditos rápidos online no piden ningún requisito especial o diferente a las personas jóvenes o jubiladas. No hacen ninguna diferencia en cuanto al importe máximo ni al importe mínimo, todas las condiciones de préstamo quedan las mismas. Así, una persona de 35 años debe cumplir con los mismos requisitos como una persona joven o jubilada. Es decir:

  • Ser residente en España
  • Disponer de una dirección de correo electrónico
  • Disponer de un número de teléfono móvil
  • Ser titular de una cuenta bancaria

Además de esos requisitos generales, lo más importante es tener suficiente solvencia económica para poder reembolsar la deuda en un plazo contratado. Para asegurar al prestamista la devolución de tu préstamo es necesario comprobar que tienes una fuente de ingresos regulares, suficientes y demostrables. Para estar en disposición de recibir un préstamo o crédito, estos ingresos pueden ser, por ejemplo, sueldo de un trabajo a media jornada, transferencia por parte de un familiar, pensión, una prestación mensual, estable y suficiente, etc. De esta manera tendrás el mismo derecho que otros usuarios a solicitar la financiación que necesitas, sin importar la edad.