Tarjetas de crédito: pagos personalizados

Fecha de la publicación: 25.04.2019

Tarjetas de crédito: pagos personalizados

A parte de las formas de pago de tarjetas de crédito que hemos mencionado en el artículo anterior, algunas tarjetas ofrecen una opción de financiación alternativa a las habituales. Esta modalidad personalizada de pago te permite fraccionar el pago de una compra concreta, con un coste inferior al pago aplazado tradicional. Se trata de una forma inteligente de aplazar algunos pagos en condiciones ventajosas que, a veces, puede resultar como la forma más barata de financiación de tus compras a plazos. Cada entidad utiliza un nombre distinto para este servicio. Los que se pueden encontrar más frecuentemente son “pago personalizado”, “pago fácil”, “compra especial”, etc.

¿En qué consiste el pago personalizado?

En general, cuando tienes activado el pago aplazado habitual, se fraccionan todas tus compras, no importa el importe. A diferencia de esta modalidad tradicional, con el pago personalizado solo se fracciona el pago de una compra en concreto, mientras que el resto se paga a final de mes sin intereses.

Cabe destacar que, aunque existen muchas entidades bancarias que permiten realizar este tipo de aplazamiento, no todas las tarjetas de crédito disponen de esta opción y aquellas que sí lo incluyen, cuentan con las condiciones diferentes que, en algunos casos, no son ventajosas sobre el pago aplazado tradicional.

¿Permite tu tarjeta el pago personalizado?

Para saber si tu tarjeta dispone de esta opción, llama a tu banco y pregunta, o busca las condiciones de tu tarjeta en la página web de tu banco. Si tu tarjeta de crédito dispone de esta posibilidad, es muy importante que leas atentamente los términos y las condiciones correspondientes a ese servicio. Algunas tarjetas ofrecen el pago aplazado sin intereses, fraccionando el pago de una compra específica sin pagar intereses y abonando solo una comisión de gestión, otras permiten aplazar compras concretas pagando un interés inferior al interés del pago aplazado habitual. Y, por último, hay tarjetas que permiten financiar compras concretas, en lugar de todas, pero sin ninguna ventaja especial.

Ejemplo de “Compra especial” con la tarjeta EVO Finance

A continuación, miramos un ejemplo representativo del pago personalizado (llamado la “Compra especial”) con la tarjeta de EVO Finance, que permite financiar al 0% de interés una compra concreta (superior a 300 euros) a 3, 6, 9 o 12 meses:

  • Se aplaza el pago de una compra por un importe de 300 euros, con un aplazamiento a 3 meses sin intereses (TIN 0%). Los gastos de gestión son 6,3 euros (TAE 13,57%), efectuando un pago mensual inicial de 106,3 y dos posteriores de 100 euros, por lo que el importe total adeudado es de 306,3 euros.
  • De esta manera, podrás financiar 300 euros a 3 meses con una Tasa Anual Equivalente solo del 13,57%, teniendo en cuenta los tipos de intereses (TIN 19,21% / TAE 21%) correspondientes al pago aplazado habitual.

Lo cierto es que el pago personalizado puede ser un servicio útil pero, en cualquier caso, lo que debes tener claro es que cada aplazamiento que implica la aplicación de intereses supone un coste adicional de tus compras. Por lo tanto, siempre deberías utilizarlo de manera responsable.