Elige bien el plazo y ahorra en tu crédito

author Patricia García Beneytez Fecha de la publicación: 18.11.2020
Elige bien el plazo y ahorra en tu crédito

A la hora de solicitar financiación, es importante conocer la diferencia entre préstamos a corto y largo plazo para solicitar aquel que se adapte mejor a nuestras necesidades, teniendo en cuenta el plazo de vencimiento para asegurarnos de que seremos capaces de devolverlo.

Hoy en día es muy habitual solicitar un préstamo o crédito para cubrir nuestras necesidades financieras. Para ello, es importante conocer que una de las formas en las que se pueden clasificar los créditos es por su periodo de duración. Así, podemos hablar de préstamos a corto y largo plazo, siendo fundamental entender bien las diferencias entre ellos para solicitar el que mejor se adapte a nuestras necesidades y no terminar pagando más intereses de la cuenta si podemos evitarlo.

A continuación, explicamos con detalle qué son este tipo de créditos, así como sus ventajas y desventajas. Pero, antes, es importante tener clara la definición del concepto de “plazo de vencimiento”:

Qué es el vencimiento de un préstamo

El vencimiento de un préstamo es la fecha en la que finaliza el contrato entre el prestamista y el prestatario, por lo que la cantidad de dinero prestada más los intereses ha tenido que ser devuelta.

En general, la devolución del crédito se realiza a plazos, es decir, no es que haya que devolver de golpe toda la cuantía en la fecha de vencimiento del préstamo.

Créditos a largo plazo

Los créditos a largo plazo son operaciones financieras en las que una de las partes, conocida como prestamista, facilita una cantidad de dinero a otra que lo solicita, esto es, al prestatario, a cambio de recibirlo en un futuro de manera íntegra y con intereses añadidos.

En los créditos a largo plazo el vencimiento del préstamo es mayor a un año, y puede ser entre 2 y 5 años, o el periodo de tiempo que se establezca en el contrato.

Cuantía y tipo de interés

La cantidad prestada de un crédito a largo plazo suele ser un importe elevado que desde luego supera los 1.000 € o 2.000 €. Dependiendo del motivo por el que necesitemos el dinero, la cuantía puede ser aún mayor, incluso de cientos miles de euros.

En cuanto al tipo de interés o tasa anual equivalente (TAE), suele ser inferior a la de los créditos a corto plazo. No obstante, antes de solicitar un crédito a largo plazo es recomendable utilizar comparadores online para ver con qué entidad financiera nos resulta mejor solicitar el préstamo.

¿Cuándo solicitar un crédito a largo plazo?

En general, un crédito a largo plazo suele solicitarse cuando se necesita financiación para cubrir un gasto importante, como puede ser la compra de una casa, de un vehículo, una reforma, etc. Sin embargo, antes de solicitar un crédito de estas características es importante calcular exactamente la cantidad que necesitamos para evitar incurrir en intereses innecesarios.

Créditos a corto plazo

Un crédito a corto plazo es también una operación financiera en la que el prestamista facilita cierta cantidad de dinero al prestatario a cambio de la devolución de dicha cuantía más los intereses correspondientes. Sin embargo, en esta ocasión el vencimiento del préstamo es inferior a un año.

Cuantía y tipo de interés

La cantidad prestada en los créditos a corto plazo suele ser inferior a los 1.000 €, pero los tipos de intereses suelen ser elevados, pues este tipo de préstamos se caracterizan por su facilidad y rapidez en ser adquiridos.

¿Cuándo solicitar un crédito a corto plazo?

Normalmente, un crédito a corto plazo se solicita para afrontar un gasto puntual y urgente por una cuantía no muy alta, como puede ser el pago de facturas acumuladas, la reparación de un electrodoméstico o la compra de algún bien para la casa o material de oficina para ejercer nuestra labor profesional.

¿Préstamo a corto o a largo plazo?

Ahora que ya conoces más acerca de los créditos a corto y largo plazo, te preguntarás cuál de ellos debes solicitar. Para ellos, exponemos a continuación los pros y los contras de cada uno de ellos para ayudarte a tomar la decisión:

Ventajas y desventajas de los préstamos a corto plazo

  1. Rapidez y facilidad de contratación: hoy en día existen numerosas entidades financieras que ofrecen minipréstamos de manera inmediata, desde la comodidad de tu sofá y de manera online.
  2. Escasa documentación requerida: debido a que el importe prestado no es muy elevado, apenas se requiere presentar documentación durante el proceso de solicitud del crédito.
  3. Cuantías bajas: los préstamos a corto plazo no suelen ofrecer cuantías de dinero superiores a 1.000 €, por lo que si se necesita más dinero, no se podrá elegir este tipo de financiación.
  4. Altos tipos de interés: debido a la inmediatez que caracteriza a los préstamos a corto plazo, a cambio los tipos de interés suelen ser más elevados que los créditos a largo plazo.
  5. Plazos de vencimiento cortos: existen minicréditos cuyo vencimiento es de apenas 30 días, por lo que debemos estar preparados para devolver la cantidad prestada más los intereses generados en un corto periodo de tiempo.

Ventajas y desventajas de los préstamos a largo plazo

  1. Altas cuantías de dinero: debido a que este tipo de préstamos suele utilizarse para financiaciones altas, la cantidad de dinero que podemos solicitar es mucho mayor que la de los préstamos a corto plazo.
  2. Tipos de interés más bajos que los préstamos a corto plazo: al ser mayor la duración del contrato, los tipos de interés no son tan elevados y se ajustarán mejor a nuestras necesidades financieras.
  3. Largos plazos de vencimiento: los préstamos a largo plazo pueden tener duraciones de años, incluso de décadas, por lo que podremos ir devolviendo la cuota de una manera más repartida a lo largo de los meses.
  4. Proceso de solicitud largo: al tratarse de cuantías elevadas, las entidades financieras necesitan cerciorarse de que se devolverá la cantidad prestada sin contratiempos aparentes. Es por ello que se toman su tiempo en analizar nuestras finanzas y realizar sus comprobaciones antes de aprobaros la solicitud del crédito.
  5. Numerosa documentación requerida: debido a lo anterior, en los préstamos a largo plazo la cantidad de documentación a aportar es mucho mayor que en los créditos a corto plazo, ya que la entidad prestamista realiza evaluaciones más exhaustivas sobre nuestra solvencia.

¿Cómo varía el coste de préstamo debido al plazo elegido? Ejemplos prácticos

Para demostrar cómo cambiarán las cuotas y el coste total de préstamo, vamos a realizar unas simulaciones de Crédito Proyecto con la calculadora online de Cofidis. Las características básicas de este producto financiero son las siguientes:

  • Se trata de un préstamo personal para cualquier finalidad.
  • Importe del crédito a la apertura de 4.000 a 15.000 €.
  • Plazo de devolución inicial de 12 a 72 meses (cuotas mensuales).
  • Tipo de interés mínimo TIN 5,95% (TAE 6,12%).
  • Tipo de interés máximo TIN 19,00% (TAE 20,77%).

El simulador de Cofidis te permite escoger el plazo y el importe deseado y visualizar la mensualidad y el importe total a pagar. Imagina que quieres solicitar un préstamo de 10.000 €:

Simulación 1

  • Importe 10.000 EUR a devolver en 72 meses
  • TIN: 10,95% TAE: 11,52%.
  • Mensualidad: 190,09 EUR
  • Importe total adeudado: 13.701,20 €
  • Coste total del préstamo: 3.701,20 €

Simulación 2

  • Importe 10.000 EUR a devolver en 36 meses
  • TIN: 10,95 % TAE: 11,53 %.
  • Mensualidad: 327,16 EUR
  • Importe total adeudado: 11.792,59 EUR
  • Coste total del préstamo: 1.792,59 EUR

Simulación 3

  • Importe 10.000 EUR a devolver en 12 meses
  • TIN: 10,95 %. TAE: 11,55 %.
  • Mensualidad: 883,59 EUR
  • Importe total adeudado: 10.618,20 EUR
  • Coste total del préstamo: 618,20 EUR

Como podemos ver, tanto el precio total de financiación como la cuota mensual varían notablemente dependiendo del plazo de devolución escogido. Así, podemos ahorrar más de 3.000 € si somos capaces de hacer frente a una mensualidad más alta y reembolsar así el crédito en apenas 12 meses.

Sin embargo, esto dependerá de nuestra situación financiera, ya que a veces no será posible pagar una cuota mensual de 800 € y tengamos que escoger un plazo más largo que nos permita devolver el crédito en cuotas más cómodas, aunque por ello acabemos pagando más intereses por el préstamo recibido.

author

Autor del artículo:

Patricia García Beneytez

Patricia es Graduada en Economía por la UNED. Ha residido en Irlanda desde 2013 a 2020, donde ha trabajado en empresas financieras.