¿Se puede pedir un préstamo para pagar otro?

Fecha de la publicación: 10.07.2018

¿Se puede pedir un préstamo para pagar otro?

Esta es una pregunta frecuente. La respuesta a esta pregunta es sí. Pedir varios préstamos a la vez es técnicamente posible. Aunque las entidades financieras eligen con mucha atención a quienes les prestará dinero y es casi nula la posibilidad que le preste a alguien que no puede hacer frente a deudas anteriores, la diversidad de opciones que ofrece el mercado le ha permitido a muchos pedir otro préstamo en una entidad diferente a la que le otorgó el primero. Sin embargo, ¡no es recomendable en absoluto!

Préstamos y créditos sirven como una ayuda financiera, siempre y cuando se utilicen con responsabilidad. Hay gente acostumbrada a financiar sus necesidades pidiendo dinero prestado, comprometiéndose a devolverlo en un plazo determinado, sino luego no son capaces de cumplir con el contrato. Entonces, lo primero que se les ocurre a algunos en esta situación es pedir otro préstamo para cubrir el primero.

Ese es un error fatal, puesto que si ya tenían problemas con el primer préstamo, es muy probable que no puedan asumir el capital, los intereses, las comisiones y todos los gastos que conlleva su nuevo crédito, entrando en una espiral de sobreendeudamiento del que no será fácil salir. Entonces, ¿qué otras alternativas quedan?

Prórroga del crédito

Si ves que se acerca el plazo de vencimiento y sabes que no puedes hacerle frente, ponte en contacto con el prestamista y solicita algo de tiempo más. Esta opción es accesible en muchas entidades que conceden préstamos y créditos.

Ampliación del plazo de reembolso

En algunos casos, si se trata de un prestamista que conoce tu historial de ingresos y pagos a tiempo, puedes negociar de manera directa unos pagos de cuotas menores pero durante más tiempo.

Reunificación de deudas

La otra opción sería reunificar deudas a través de un único crédito con una sola cuota, reduciendo la cantidad a pagar cada mes a cambio de ampliar el plazo. Es decir, pagarás más en total pero hace mucho más fácil el mes a mes.

Si haces frente a los problemas con reembolso de un crédito que has contratado, estas son algunas de las alternativas que tienes. No obstante, si necesitas dinero, pero tienes miedo de tu capacidad de devolución, puedes considerar también:

Preguntar familiares o amigos

Pide el dinero necesario a un familiar o amigo. Sin dudas, esta es la opción más barata y conlleva menor riesgo. Por otro lado, lo cierto es que la informalidad de esta opción puede traer otro tipo de inconvenientes.

Anticipos de nómina

Pide un anticipo de nómina a tu banco. Esta opción se recomienda sobre todo para pagos urgentes y puntuales. Si tienes una buena relación con tu entidad, es decir, si conocen tus ingresos y capacidad de pago desde hace años, puedes solicitar un anticipo de varios meses.

 

Nunca solicites un préstamo o crédito, sin evaluar con atención todas las condiciones del contrato, sin conocer el coste total del préstamo con todos sus productos vinculados, sin considerar tu situación económica y todas tus deudas activas. Para evitar el riesgo de sobreendeudamiento y beneficiarse de tus créditos, es muy importante tener un control perfecto sobre tu presupuesto. Si se produce un problema, es necesario comunicar con la entidad de tu préstamo desde el primer momento para buscar una solución y evitar las consecuencias más graves.