Consecuencias de impago de los préstamos y créditos

Fecha de la publicación: 27.04.2017

Consecuencias de impago de los préstamos y créditos

Una de las cosas más importantes antes de pedir una financiación externa, es decir un préstamo o crédito, sea del sector bancario o privado, es considerar posible incapacidad de devolver el importe más los interéses en el tiempo establecido, conocer las consecuencias de demora y tener absoluta seguridad de que se podrás reembolsar el dinero prestado más los intereses impuestos por el prestamista.

Las consecuencias de los préstamos y créditos impagados son numerosas y te pueden generar problemas bastante graves. Siempre depende del tipo de préstamo, la entidad financiera y el importe solicitado. En general, esto es lo que sucede si no pagas las cuotas de un crédito o no eres capaz de devolver un préstamo al día del vencimiento:

Interéses de demora

Al dejar de pagar la cuota por primera vez o ser incapaz de devolver un préstamo en su totalidad al día de vencimiento del contrato, las entidades finacieras aplicarán intereses de demora, más elevados que los tipos de intereses normales. Además, te pueden cobrar varias comisiónes adicionales, por reclamación de posiciones deudoras, etc. Estos intereses y comisiónes se van acumulando a la deuda original de manera que cada mes la cantidad total de la deuda será más grande.

Ficheros de morosidad

Continuando sin pagar lo acordado, la mayoría de las entidades introducen tus datos en algúna lista de morosos tipo ASNEF. Desde este momento se te complicará la posibilidad de conseguir cualquier otro préstamo o crédito. Estas listas son consultables por todas las entidades de préstamos y créditos, lo que dificultará o aún imposibilitará la obtención de financiación externa en el futuro.

Reclamación judicial

Al final, la entidad financiera que opera tu deuda puede iniciar una reclamación judicial. En este caso, lo que ocurra dependerá del tipo de crédito contratado y de los bienes que poseas. Si tu deuda impagada no es superior a unos 1000€, probablemente el impago se salde con una entrada en ficheros de morosos, quedando allí pendiente hasta que se cancela la deuda. Debido a las cantidades pequeñas las entidades no quieren entrar en gastos judiciales. También por este motivo suelen ser los intereses de los mini préstamos y microcréditos tan elevados, para protegerse de elevada tasa de morosidad.

Embargo de bienes

Sin embargo, si el préstamo impagado es por un importe más elevado, sea un préstamo personal o un crédito bancario, el prestamista puede emprendar acciones legales contra el cliente en mora. Si contratas un préstamo personal, pones como garantía la totalidad de tus bienes presentes y futuros. Así el juez puede ordenar el embargo de tu vivienda, coche, cuentas, nómina o cualquier otro bien necesario para saldar la deuda. Es lógico, que si existen algúnos avalistas, ellos también estarán sometidos de igual modo a la responsabilidad sobre la deuda.

Ya queda claro, que las consucuencias de demora pueden ser muy graves y pueden producir una serie de problemas e influir tu situación económica de una manera no agradable. El pago puntual de tus préstamos o créditos debe ser una prioridad ante los demás gastos mensuales ya que dejar de pagar, lejos de ser una solución, es el principio de mayores deudas y descontrol de tus finanzas.


Antes de solicitar un préstamo, considera todo lo mencionado y consulta las condiciones particulares del prestamista. Puedes optar por pagar el préstamo antes de tiempo realizando una amortización anticipada. Las entidades financieras están obligadas por la ley a permitir una devolución por adelantado. Algunas pueden solicitar comisiónes que pueden variar según el tipo de préstamo o crédito particular, sin embargo la mayoría de prestamistas privados accede a ofrecer una amortización gratuita anticipada. Consulta también la política de prórrogas u aplazamiento de pagos del prestamista particular