¿Te ofrecen un crédito sin que lo hayas pedido?

Fecha de la publicación: 05.06.2018

¿Te ofrecen un crédito sin que lo hayas pedido?

Sin que hayas solicitado financiación, tu banco se pone en contacto contigo para informarte de que tienes a tu disposición un crédito pre aprobado, barato y fácil de conseguir. Puedes aceptar o rechazar.

¿Qué debes saber antes de aceptar un crédito preconcedido?

Un crédito o préstamo preconcedido es una oferta personalizada de financiación que la entidad proporciona a algunos de sus clientes sin que ellos lo hayan solicitado previamente. En función de su perfil financiero y sus ingresos, el cliente tiene a su disposición una cantidad determinada a la que puede acceder de manera rápida y con buenas condiciones. Entre las ventajas principales pertenece:

  • la rapidez y la agilidad respecto a los trámites
  • la solicitud sin papeleo y de forma casi inmediata
  • el dinero puedes utilizar para lo que quieras

Sin embargo, para que tu banco te ofrezca un crédito preconcedido tienes que cumplir una serie de requisitos. En general, la mayoría de los bancos y entidades financieras pide:

  • que lleves un tiempo vinculado a la entidad
  • que tengas domiciliada tu nómina, recibos, etc.
  • que no tengas descubiertos en tu tarjeta de crédito
  • que dispongas de liquidez
  • que tengas un buen historial crediticio

Es evidente que los créditos preconcedidos se ofrecen solo a aquellos clientes que las entidades consideran solventes, suponiendo que no tendrán problemas devolverlos. Debido a los requisitos mencionados anteriormente, no es difícil definir los principales inconvenientes de la financiación preconcedida:

  • tienes que ser cliente de la entidad para obtener la oferta
  • quedarás excluido si no tienes buen historial crediticio
  • quedarás excluido si tienes problemas de liquidez

La cantidad que se ofrece está personalizada para cada cliente según el estudio que el banco tiene sobre su historial financiero. Entonces, si tienes un buen perfil de cliente y una buena clasificación de riesgo, el banco te puede proporcionar cantidades y plazos más elevados, con unas condiciones muy competitivas a los préstamos personales convencionales.

No olvides que “preconcedido” no significa “concedido”. Aunque aceptes un crédito de este tipo, la entidad realizará otra comprobación de datos para asegurarse de que son correctos y de que cumplen los requisitos exigidos. Entonces, es posible que la entidad finalmente rechace conceder el préstamo a pesar de haberlo preconcedido y aunque sea la propia entidad la que lo haya ofrecido.

Hay que tener en cuenta que los créditos preconcedidos a veces cuentan con una serie de condiciones que encarecen el precio total de financiación. Puede ser una vinculación obligatoria de determinados productos o las comisiones de apertura, de estudio o cancelación. De hecho, pre concesión de un préstamo no implica, necesariamente, las mejores condiciones.

Una vez tengas la oferta de tu banco, puedes recurrir a préstamos personales sin cambiar de banco para comparar precios y condiciones. Comparar entre distintas propuestas te permitirá elegir la que mejor se adapta a tu perfil.