Seguros de amortización y protección de préstamos

Fecha de la publicación: 20.03.2017

Seguros de amortización y protección de préstamos

Si estás frente a un préstamo o crédito por un importe elevado y con un plazo de amortización largo, sea un préstamo hipotecario o personal, es recomendable considerar también posibles contingencias, que en el futuro pueden influir tu capacidad de pagar las cuotas contratadas.

Desde por ejemplo la pérdida de trabajo, desempleo, enfermedad o algún tipo de incapacidad temporal, hasta unos imprevistos más graves como invalidez absoluta y permanente o fallecimiento prematuro. Para estos casos existe una gran variedad de seguros, que sirven para permitir cumplir tus obligaciones contratadas y protegerse de perjuicio económico tuyo o de tus familiares (herederos).

Seguros de amortización de préstamos

Es un tipo de seguro que se refiere a los seguros de vida. Las compañías de seguros asumen directamente los pagos pendientes por parte de la persona asegurada. Este seguro cubre la deuda pendiente del asegurado y protege a sus familiares de las consequencias del impago en el caso de ocurrencia de los siniestros cubiertos, como fallecimiento o la invalidez absoluta y permanente.

Dentro de varios seguros de amortización de préstamos podemos distinguir dos tipos generales. Aquellos en los que la cantidad a pagar por la entidad aseguradora coincide con la cantidad contratada del préstamo, conforme con la amortización del préstamo y con el plazo de cobertura idéntico al de préstamo. 

Segundo tipo representan aquellos seguros, en el que el importe a pagar en caso del fallecimiento, o la invalidez, permanece inalterable a lo largo de todo el periodo de duración del contrato de seguro. En estos casos, la entidad aseguradora pagará a la entidad financiera de crédito la cantidad pendiente de amortizar y el exceso, al resto de personas designadas como beneficiarias en la póliza.

¿Es obligatorio contratar un seguro de vida?

Bueno, en realidad no es necesario tener un seguro de vida para cubrir la solicitud de un préstamo. Si te lo indican en una entidad bancaria y tú no estás interesado en las características del seguro que te proporciona el banco, puedes negarte a tu solicitud y no contratar este seguro. Sin embargo, aunque contratar un seguro de vida no es obligatorio a la hora de solicitar un préstamo personal, hay que tener en cuenta que es algo que se recomienda en gran medida.

Para reducir las cuotas mensuales al mínimo, los préstamos personales suelen implicar una duración elevada del tiempo de devolución. Esto también  significa que estás comprometido a realizar los pagos de las cuotas determinadas durante más tiempo. Así, no es nada recomendable dejar sin pensar lo que podría ocurrir con el importe a devolver si tú, como el titular del préstamo, llegas a fallecer.

Además, si tienes familia o hijos a tu cargo, arriesgarse a la solicitud de un préstamo personal sin tener un seguro de vida que sirva de cobertura, puede traer problemas graves a todos. Recuerda que si no serás capaz de realizar el pago mensual de la cuota del préstamo ya puede resultar un impedimento elevado para el día a día de las familias. Si el titular fallece y todo lo que resta debe ser abonado por el resto de su familia, además si el fallecido era la única fuente de ingresos de la familia, eso podría resultar en problemas económicos graves. Es una situación en la que las familias pueden quedar totalmente desprotegidas ante las deudas, siendo imprescindible tener una cobertura financiera que pueda asegurar a las familias el poder seguir adelante.

Seguros de protección de pagos

Estos seguros garantizan el pago a la entidad de préstamo o crédito en caso de una incapacidad temporal del asegurado. Sirven para cubrir tus obligaciones mientras dure la situación de tu incapacidad y hasta un número máximo contratado de cuotas mensuales del préstamo. Puede ser una ayuda para prevenir problemas del impago en situaciones de desempleo, enfermedad o un otro motivo temporal por el que no estás capaz de cubrir los pagos pendientes. La mayoría de la gente contrata este seguro de forma adicional dentro de un seguro de amortización de préstamos.