Préstamos personales con finalidad específica

Fecha de la publicación: 22.08.2017

Préstamos personales con finalidad específica

Dentro de los préstamos personales se pueden encontrar tanto los préstamos para cualquier finalidad, es decir, sin necesidad de especificar para que utilices el dinero prestado, como los préstamos que tienen un fin específico. Préstamos para coche, reformas de hogar, estudios, por ejemplo. Se trata de operaciones financieras vinculadas a una finalidad especial y esta finalidad debe ser perfectamente definida en el momento de la formalización de préstamo.

Así, rellenando la solicitud, una de las cuestiones será la finalidad de préstamo, es decir, para qué vas a utilizar el dinero. Esta modalidad de financiación con un fin específico suele ofrecer mejores condiciones, que los préstamos personales generales, sin finalidad concreta.

Basándose en la finalidad del dinero obtenido se pueden distinguir varios tipos de estos préstamos. Los que se comercializan en el mercado actual son, por ejemplo:

Préstamos para vivienda

Los préstamos para vivienda tienen como la finalidad de la adquisición o autoconstrucción de una vivienda. Son muy parecidos a los préstamos hipotecarios, aunque suelen tener un tipo de interés superior que el de los préstamos hipotecarios porque la entidad no suele exigir una garantía especial y únicamente tiene como garantía tus bienes presentes y futuros. Además, su plazo de devolución es más corto que en el caso de una hipoteca y su importe máximo es reducido.

Préstamos para reformas

Este tipo de préstamos poseen un plazo de amortización reducido y financian el total del presupuesto obtenido para la reforma o rehabilitación. En caso de que pienses acceder a un préstamo para financiar la reforma o rehabilitación de tu hogar, recuerda que es imprescindible presentar factura detallada de la reforma o reconstrucción.

Los préstamos personales no son la mejor opción de financiación para comprar una vivienda, ya que los importes concedidos suelen ser reducidos y los tipos de interés son superiores a los de las hipotecas. Sin embargo, para financiar obras o reformas de tu hogar pueden ser una alternativa interesante. En comparación con las hipotecas, los préstamos personales suelen tener comisiones más bajas, no presentan costes adicionales y exigen la contratación de menos productos adicionales que los préstamos hipotecarios.

Préstamos para coche

¿Quieres comprarte un coche o una moto y necesitas financiación? Los préstamos coche son una modalidad de los préstamos personales que sirven para financiar el valor total del vehículo, sino comportan una tasa de interés elevada.

Es recomendable, cuando estás buscando un coche, realizar también una búsqueda paralela de las diferentes opciones de financiación, ya que es posible que puedas encontrar mejores propuestas de financiación para la compra de un coche directamente en el concesionario. En todos casos, sea un préstamo con el banco o la financiación con el concesionario que te ha vendido el coche, tendrás que disponer de unos ahorros para la entrada y, asimismo, tanto uno como el otro aplican comisiones, como son las de estudio, apertura y cancelación.

Préstamos para estudios

Los préstamos para estudios pueden cubrir el importe de la matrícula y en algunos casos, incluso los gastos de manutención, transporte, vivienda o alquiler del estudiante durante el periodo de los estudios. Este tipo de financiación se obtiene tanto de entidades financieras, como de fuentes gubernamentales. Consulta la información sobre las becas que financian estudios de posgrado en tu universidad.

Si no puedes solicitar ninguna beca para financiar el máster o postgrado, luego puedes solicitar uno de los préstamos para estudios ofrecidos por las entidades financieras. Son productos diseñados exclusivamente para esta finalidad. Además, ofrecen condiciones ventajosas, tipos de interés y comisiones más baratas, posibilidad de solicitar un periodo de carencia durante los estudios, así como otras medidas que adaptan la financiación a tu necesidad.

Préstamos al consumo 

Esta categoría incluye todos los préstamos destinados a cubrir diversos gastos, como unas vacaciones u otros viajes, compra de un electrodoméstico, ordenador, celular, etc. Son aquellos préstamos destinados al consumo. Suelen tener una tasa de interés más elevada que los préstamos mencionados anteriormente, ya que viene determinada por las menores garantías para el prestamista, el importe y los plazos de amortización, que son mucho más reducidos.