¡Haz realidad la reforma de tu hogar!

Fecha de la publicación: 10.04.2018

¡Haz realidad la reforma de tu hogar!

Si cada día que entras por la puerta de tu casa piensas en que deberías hacer algún cambio en su hogar, sea pequeño o grande, pero no dispones de ahorros para financiarlo, puedes comprobar un préstamo reforma. Se trata de los productos financieros destinados especialmente a financiar las reformas o rehabilitaciones de vivienda. Con estos préstamos para renovar el hogar puedes acceder a diferentes cantidades de dinero según el tipo de reforma que quieras realizar.

Préstamos reforma

En actualidad existen en el mercado varias ofertas de los créditos para reformas. Puedes conseguir financiación completa, hasta 15.000 euros a reembolsar en un período de hasta 6 años, sin comisiones ni productos vinculados. Una de las otras ventajas es que no tienes que presentar ningún documento de forma presencial, por lo que es posible conseguir el dinero directamente en línea, sin salir de casa. Si necesitas más dinero para financiar los proyectos de mayor envergadura puedes encontrar ofertas de hasta 50.000 o 60.000 euros, dependiendo de la entidad particular.

Recurrir a los préstamos reforma es una manera más habitual cuando alguien quiere hacer un cambio de su casa. Debido a que muchas veces es difícil hacer frente al coste que supone llevar a cabo un proyecto de este tipo solo con propios fondos. Entonces, para poder realizar una reforma de casa, hacerla más respetuosa con el medio ambiente, mucha gente necesita pedir financiación externa. Sin embargo, antes de contratar este tipo de financiación es imprescindible conocer una serie de claves para hacerlo de manera responsable. Tanto como las condiciones que deben cumplirse si quieres obtener un préstamo de este tipo.

¿Qué necesitas para pedir un préstamo reforma?

Los requisitos varían dependiendo de la entidad, aunque es posible señalar unos cuantos que, en general, se requieren para este tipo de crédito.

Capacidad de reembolso

A la hora de pedir un crédito reforma, en primer lugar debes contar con una buena solvencia y capacidad de reembolso suficiente. No solo para aprobarse para el préstamo, sino también para no amenazar tu situación económica. Es imprescindible, antes de contratar cualquier tipo de financiación, estar completamente seguro de que tu situación económica se mantendrá estable durante el reembolso del crédito.

Historial crediticio

En segundo lugar, es necesario que no tengas otras deudas impagadas, así como contar con un buen historial crediticio. Las entidades suelen comprobar tu historial y, si tienes alguna deuda más, asegurarse de que serás capaz de devolver varios créditos al mismo tiempo.

Presupuesto

En tercer lugar, una cosa que se suele pedir es un proyecto. A menudo se requiere un documento o un presupuesto que detalle tus intenciones a la hora de pedir un crédito. Así, si quieres pedir un préstamo para efectuar una reforma, necesitarás aportar un presupuesto de reforma.

Realizar un presupuesto de la reforma que quieres llevar a cabo es muy importante para no pedir más dinero del necesario y elegir el plazo adecuado. También significa prever posibles imprevistos que podrían surgir, saber qué porcentaje podrás aportar de tus propios fondos, etc.

Al no tener un presupuesto, fácilmente puedes hacer el error de pedir más dinero del necesario, pagando intereses sobre una cantidad mayor, aunque no necesitarás la totalidad del crédito. Es lo mismo con el plazo. Aunque una cuota baja es mucho más cómoda, esto significa que el plazo se alargue más tiempo del necesario, generando intereses durante más tiempo y resultando en un coste más elevado.