Uso seguro de banco online

Fecha de la publicación: 11.01.2018

Uso seguro de banco online

Los servicios en línea, proporcionados por los bancos online, representan una forma rápida, cómoda, económica y segura de acceder y gestionar tu cuenta bancaria. Como las entidades de crédito están dedicadas a mantener y actualizar sus sistemas de seguridad y el riesgo de que sean víctimas de un ataque informático es mínimo, los criminales empiezan a dirigir sus esfuerzos a los clientes particulares de estos servicios, ya que suelen estar menos protegidos.

Los fraudes relacionados con los servicios en línea se basan sobre todo en obtener los datos personales. Los bancos y otros sitios financieros son el objetivo más frecuente de estos ataques, ya que lo que intentan conseguir los piratas es la información personal necesaria para poder acceder a las cuentas bancarias, robar la identidad o cometer otro tipo de fraudes con el nombre del usuario.

Sé consciente de la existencia de estos riesgos y siempre actúa con precaución. Ahora puedes hacer un nuevo repaso a las medidas de seguridad general que debes seguir a la hora de utilizarlo:

En cuanto a tu ordenador o móvil…

… es necesario mantener el sistema de tu dispositivo y el antivirus actualizado. Es muy recomendable instalar también un firewall y un programa anti-spyware, que posean protección extra ante posibles intrusiones en tu ordenador o Smartphone. Así, asegúrate de tener instalado, activado y actualizado un anti-virus, un firewall y un software anti-spyware. Descarga e instala las últimas actualizaciones de seguridad de tu sistema operativo y configura tus preferencias de seguridad.

Contraseñas y pasa palabras

Para tu banco online elija una contraseña especial, no debe ser la que utilizas para tu correo, tus perfiles en redes sociales u otros sitios. Es recomendable que sea de uso exclusivo únicamente para tu banca online, combinando mayúsculas, minúsculas, números y letras. No utilices fechas de nacimiento, nombre y apellidos, o palabras frecuentemente utilizadas.

Nunca dejes tus claves de acceso fácilmente localizables o al lado del ordenador, al igual que no debes dejar tu PIN escrito al lado de tu tarjeta bancaria. Y nunca comuniques tus contraseñas a terceros.

Al final, cambia tu contraseña cada cierto tiempo. No es necesario hacerlo todos los días, pero sí cada dos o tres meses.

Operando con el banco por Internet

Navegando a las páginas web de tu banco, primero comprueba que estás en el enlace correcto, antes de introducir tu contraseña. Los bancos en línea deben utilizar protocoles de seguridad y comunicación encriptada, así la dirección en la barra de estado de la ventana de tu navegador debe aparecer candada al lado y comenzar por “https”.

Nunca accedas a tu área privada desde ordenadores públicos ni desde tu propio dispositivo conectado a una red WI-FI pública. Una vez que hayas accedido a tu cuenta de banco online, no deje tu ordenador desatendido.

Cuando hayas terminado de operar, sal de la aplicación cerrando la sesión y la ventana.

Cierra siempre la sesión en tu área privada cuando termines de realizar las consultas o gestiones que necesites. Cerrar la ventana sin cerrar la sesión primero es una práctica de alto riesgo.

Si aún no seguías alguno de estos consejos debes hacerlo desde ahora mismo y recuerda no confiar nunca de correos electrónicos, llamadas telefónicas ni sitios web que te piden introducir o comprobar tus datos privados. También puedes consultar el sitio web de tu banco online para conocer más recomendaciones y consejos de seguridad.