Tendencia de los alquileres durante la pandemia

author Patricia García Beneytez Fecha de la publicación: 04.11.2020
Tendencia de los alquileres durante la pandemia

La crisis del Coronavirus ha tenido un fuerte impacto en el sector de la vivienda, dando lugar a bajadas de precio de los alquileres durante la pandemia y a un aumento de la oferta.

La crisis económica que atravesamos no ha dejado indiferente a un sector tan importante como el de la vivienda, en especial, al del alquiler de inmuebles. Aunque parecía mentira antes de la pandemia, los precios han descendido como consecuencia de la marcha de inquilinos a otras ciudades, o al haber cambiado sus preferencias a la hora de buscar casa.

A continuación, explicamos en detalle cuál ha sido la tendencia de los alquileres durante la pandemia, así como los principales motivos:

Precios a la baja

Antes del confinamiento, los precios del alquiler en algunas ciudades de España, sobre todo en su capital, parecía que no iban a descender al menos en un corto-medio plazo. Es más, empezaban a ser desorbitados para muchos profesionales que se dejaban la mayor parte de su sueldo en el inmueble y muchos tenían que recurrir a compartir piso para poder afrontar el coste.

Sin embargo, en agosto se empezaron a notar bajadas de precio en los alquileres durante la pandemia, sobre todo en algunas zonas de, por ejemplo, Madrid y Barcelona. De acuerdo con los datos del portal inmobiliario pisos.com, en la ciudad de Madrid la caída fue del 7,66%, mientras que en Barcelona fue aún mayor, del 10,5%.

Causas del descenso de los precios

Existen varios motivos que justifican el descenso de los precios de los alquileres durante estos meses de crisis sanitaria.

En primer lugar, durante los meses de confinamiento muchos inquilinos decidieron volver a sus ciudades de origen, ya que les esperaba una larga temporada de teletrabajo y no necesitaban estar en la misma ciudad donde se encontraban las oficinas. Así, muchos trabajadores volvieron temporalmente a sus residencias habituales o bien a casas de familiares.

En segundo lugar, debido al fuerte descenso del turismo local y extranjero, muchas viviendas destinadas a este sector han pasado a colgar el cartel de “se alquila”, con el fin de intentar recuperar el beneficio perdido ante a la falta de turistas por la pandemia.

Debido a estas circunstancias la oferta del alquiler es ahora mayor que la demandada en muchos territorios, provocando un descenso en los precios que se empezó a notar meses después del confinamiento. Según datos del portal inmobiliario idealista, respecto a agosto del año pasado, la oferta en Madrid aumentó en un 76%, mientras que en Barcelona lo hizo en un 67%. En otras ciudades como Málaga, Sevilla o Valencia, la oferta también aumentó de forma parecida.

Cambio en las preferencias de los inquilinos

Por otra parte, durante estos meses tan atípicos de pasar más tiempo en casa, las preferencias de los futuros inquilinos a la hora de buscar piso han cambiado considerablemente. Ahora se buscan más inmuebles situados en la periferia y se valora más una vivienda amplia, en buen estado y con más luz, a pesar de encontrarse peor localizada.

A este respecto, Tolo Gomila, presidente de Fevitur (Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos, afirma que “históricamente los criterios para buscar piso eran el precio, la ubicación y las características, pero el confinamiento ha hecho que nos los replanteemos. Igual ya no nos importa tanto la ubicación porque teletrabajamos, pero sí tener más metros para montar un despacho, o una terraza porque ahora lo valoramos más”.

Además, según una encuesta que pisos.com realizó durante el confinamiento, el 60% de sus clientes afirmaron que cambiarían su casa actual por otra que tuviera terraza o jardín.

Aumento de la morosidad

Por otra parte, la crisis económica ha dejado a millones de personas sin empleo, lo que ha provocado un aumento de la morosidad al no poder hacer frente al coste del alquiler. Es por ello que los propietarios se enfrentan ahora a problemas de impago que se han agudizado con la crisis, y que van a ser difícil de paliar.

En base a esto, Beatriz Toribio, directora de la Asociación de propietarios de viviendas en alquiler (Asval), sostiene que: La morosidad se ha triplicado, ha pasado de un 5% a un 15% desde el inicio de la pandemia (…). Las medidas del gobierno, si bien positivas, no parece que estén siendo suficientes, primero por los retrasos, y luego porque están destinados a personas vulnerables y estas se resisten a pedir un crédito para pagar el alquiler”.

Conclusión: buen momento para alquilar

Con todo ello, si eres un futuro inquilino interesado en cambiar de casa por cualquier circunstancia, ahora podría ser un buen momento debido a la gran oferta del mercado y al descenso de los precios. A veces no es fácil alquilar la vivienda que buscamos debido a la fuerte demanda o al precio de la misma, por lo que aprovechar este momento podría ser la oportunidad que muchos estaban esperando.

Fuentes: El Confidencial, La Razón, idealista.com, La Vanguardia

author

Autor del artículo:

Patricia García Beneytez

Patricia es Graduada en Economía por la UNED. Ha residido en Irlanda desde 2013 a 2020, donde ha trabajado en empresas financieras.