Qué hacer si tu banco sube las comisiones de tu cuenta

author Patricia García Beneytez Fecha de la publicación: 24.08.2021
Qué hacer si tu banco sube las comisiones de tu cuenta

Muchos bancos han subido recientemente la comisión de mantenimiento a sus clientes. Sin embargo, puede ser posible evitarla si cumplimos con las nuevas condiciones, cambiamos de banco o reclamamos la subida.

Por todos es sabido que desde hace más tiempo del que se preveía, los tipos de interés que los bancos cobran a sus clientes por la contratación de préstamos o hipotecas están excesivamente bajos, si los comparamos con los de años anteriores. Es por ello que una de las fuentes de ingresos de las entidades financieras no está reportando todos los beneficios que debieran.

Ante esta situación, muchos bancos han cambiado las condiciones de algunas de sus cuentas y han subido las comisiones a sus clientes, con el objetivo de intentar paliar esa pérdida de beneficio y tratar de obtenerla por otra vía.

¿Qué es la comisión de mantenimiento? Subida de precio

La comisión de mantenimiento es una cuota que cobran los bancos por tener una cuenta abierta con ellos. En algunos casos esta comisión puede evitarse cumpliendo con ciertas condiciones determinadas por la entidad. Por ejemplo, ingresando tu nómina o pensión, o domiciliando algunos recibos. Así, las entidades buscan la fidelización de sus clientes, o lo que es lo mismo, que estos tengan la máxima vinculación posible con el banco.

Por su parte, todavía hay bancos que no cobran ningún tipo de comisión (incluida la de mantenimiento) por tener una cuenta corriente con ellos, de modo que hay posibilidades de evitar por completo este gasto dependiendo de la entidad que escojamos para abrirnos una cuenta corriente.

Sin embargo, aquellos bancos que sí la cobran, han procedido a subir su precio desde hace ya algunos meses, aunque es posible que no te hayas visto afectado porque ya cumplas con las nuevas condiciones establecidas para evitar su cargo.

Qué puede hacer el cliente ante la subida de comisiones

1. Cumplir con las nuevas condiciones

En general, en la notificación previa que se realiza a los clientes por escrito antes de proceder a una subida de comisión, se exponen las condiciones que el cliente ha de cumplir para evitar pagarla. Por tanto, una posibilidad para que el cliente se ahorre este nuevo gasto sería plantearse cumplir con las nuevas condiciones impuestas, si es que no lo hace todavía.

Por ejemplo, además del ingreso de una nómina o pensión, el banco puede exigir que se contrate algún tipo de seguro, algo que habría que analizar si merece la pena, pues esta nueva contratación también supondrá algún gasto adicional en el que estaremos por tanto incurriendo de otro modo.

2. Revisar los productos del banco

Otra posibilidad que tiene el cliente es revisar los productos del banco por si existiese alguna otra cuenta para la que haya que cumplir menos condiciones. Piensa que a lo mejor llevas años sin consultar los productos de la entidad y han sacado algún otro producto de tu interés.

3. Cambiar de banco

Si las dos opciones anteriores no han resultado satisfactorias, siempre se puede consultar los productos de otras entidades, especialmente aquellas que ofrezcan cuentas corrientes sin comisiones, y cambiarnos de banco en vista del aumento en la comisión con nuestra entidad.

Recordemos que todavía hay bancos que ofrecen cuentas sin comisiones ni gastos adicionales, especialmente para nuevos clientes, de modo que nos podemos aprovechar de estas promociones y convertirnos en nuestros clientes de otras entidades financieras.

4. Reclamar el cambio de condiciones

Por su parte, el Ministerio de Consumo y las comunidades autónomas han reconocido recientemente el derecho del consumidor de mantener sus condiciones iniciales si estos productos se comercializaron utilizando expresiones como “sin gastos” o “cero comisiones”. De modo que este será el criterio que regirá a partir de ahora y, si se dispone de tiempo, se puede comenzar con este proceso de reclamación del cambio de condiciones de la cuenta.

¿Puedo cambiar de banco si tengo una hipoteca o préstamo con mi entidad?

La respuesta a esta pregunta es sí. Ahora bien, antes de hacer nada conviene analizar detenidamente si de verdad nos compensa cambiar de banco y subrogar la hipoteca o el préstamo existente.

Ten en cuenta que las condiciones que ofrecen otras entidades pueden ser menos ventajosas que las ya acordadas en su momento con tu banco, además de que la operación de subrogación, es decir, de llevarse el préstamo o la hipoteca a otro banco, no está exenta de costes.

Además, si la financiación se contrató antes de abril de 2012 y la cuenta solo se utiliza para el abono de las cuotas y de otros gastos relacionados con la hipoteca o el préstamo, el banco no podrá cobrar comisiones, algo importante también a considerar.

Fuentes: La Vanguardia, El Mundo, Consumer, Cinco Días

author

Autor del artículo:

Patricia García Beneytez

Patricia es Graduada en Economía por la UNED. Ha residido en Irlanda desde 2013 a 2020, donde ha trabajado en empresas financieras.