Préstamos y créditos preconcedidos

Fecha de la publicación: 06.03.2017

Préstamos y créditos preconcedidos

Los préstamos y créditos preconcedidos son un otro tipo de préstamos, ofrecidos en el mercado de los productos financieros por las entidades financieras y bancarias desde hace unos años. Consisten en posibilidad de solicitar una cantidad de dinero para poder utilizarlo cuando tu lo necesites. Puedes disponer de este préstamo o crédito preconcedido desde el momento que lo solicitas.

Se trata de una financiación al instante, una alternativa de los préstamos rápidos, con unas condiciones competitivas, sin embargo tiene también algunas desventajas, debido a los requisitos que debes cumplir. Vamos a discutir en este artículo cómo funcionan los préstamos y créditos preconcedidos, que es necesario para obtenerlos, así como las ventajas y desventajas de este tipo de financiación.

¿Cómo funcionan y cuáles son los requisitos?

En general, las entidades bancarias y financieras realizan estudios de riesgo de sus clientes y basado en estos estudios preconceden préstamos a sus clientes. Se ofrecen diferentes condiciones a cada cliente, dependiendo de su situación financiera, su historial creditício con la entidad financiera particular y otros parámetros. Gracias al estudio de riesgo del cliente, realizado con anterioridad, es posible ofrecer el dinero necesario al instante, en el momento de realizar la solicitud, sin necesidad de esperar para la evaluación e aprobación de préstamo solicitado.

De lo que hémos mencionado está claro, que el requisitio principal es que tengas una cuenta abierta con la entidad bancaria particular, es decir que seas ya cliente. Además es recomendable domiciliar allí tu nómina, pensión u otro ingreso periódico, para comprobar tu liquidez.

Una vez cliente, tienes que esperar hasta el banco realiza tu clasificación de riesgo. Este proceso normalmente tarda hasta unos meses. Cuando se terminará el estudio, el banco te ofrecerá un préstamo preconcedido, con las condiciones basadas en tu nivel de solvencia y tu situación financiera.

Después sólo queda solicitar el dinero, en línea, por teléfono o visitando la oficina de la entidad bancaria particular. Gracias al tratamiento hecho anteriormente, tendrás la respuesta en mismo momento y el dinero aparece al instante en tu cuenta bancaria, disponible para el uso inmediato.

Ventajas y desventajas de los préstamos preconcedidos

La ventaja principal de los préstamos y créditos preconcedidos, es la rapidez. Una vez hecho el estudio de riesgo, realizado anteriormente a la solicitud, esta se acepta de manera inmediata, así que puedes disponer del dinero al instante. Sin embargo, si todavía no tienes la cuenta abierta en la entidad particular, tienes que contratarla y esperar hasta que se lleva a cabo el estudio de riesgo. Así, si estás frente a unos imprevistos urgentes, sale más rápido solicitar un préstamo o crédito rápido. Pero si ya eres cliente de un banco, o piensas sobre la financiación en futuro, consulta lo que se ofrece en el mercado de los préstamos y créditos preconcedidos.

Otra ventaja es la sencillez de la solicitud. Para conseguir el dinero ya pre-aprobado o preconcedido, sólo tienes que contactarte con tu entidad bancaria, sea en línea, por teléfono o personalmente, para disfrutar del dinero inmediatamente, sin necesidad de realizar cualquier otro papeleo.

Además, si tienes un buen pérfil de cliente y tu clasificación de riesgo saldrá buena, el banco te puede ofrecer las cantidades significativas, hasta de 30.000 euros o aún más, con un plazo de reembolso de hasta 5 años y con unas condiciones muy competitivas a los préstamos rápidos convenciales. Por otro lado, dependiendo de tu pérfil de riesgo, puedes disponer de una cantidad mayor o menor, sin posibilidad de obtener cantidad más elevada. Lo mismo con las condiciones del contrato, pueden ser muy competitivos a las condiciones de los préstamos convencionales, sino que tambiń pueden salir más costosos.

Antes de elegir el tipo de financiación de tus necesidades, considera tu situación financiera, consulta la oferta de tu banco y evalua la finalidad del préstamo. Compara las condiciones que te ofrece tu banco con las que se ofrecen en el mercado privado de los préstamos presonales.