Préstamos y créditos: métodos de reembolso

Fecha de la publicación: 24.10.2017

Préstamos y créditos: métodos de reembolso

Los prestamistas ofrecen varias formas de ingresar dinero prestado al prestatario. Desde transferencias bancarias hasta pago en efectivo. Lo mismo sucede en cuanto a la devolución de un préstamo o crédito. Existen varios métodos como puedes reembolsar tu préstamo o crédito. No obstante, las formas de pago varían en función del tipo de crédito contratado.

La manera de devolver el dinero prestado depende del importe solicitado, del plazo pactado y el tipo de entidad financiera. Los métodos de reembolso más comunes son:

Realizar la transferencia bancaria vía internet

Devolver el capital prestado tras una transferencia bancaria a la cuenta del prestamista es el método más habitual para la devolución de mini préstamos, microcréditos, préstamos rápidos e urgentes, etc. Se trata de una manera rápida y sencilla, ya que se puede realizar en línea, aunque no es instantánea. Cuidado con el número de cuenta para devoluciones, como muchas veces el pago se realiza a una cuenta bancaria diferente a la de que recibiste el préstamo.

Efectuar el pago con tu tarjeta de crédito

Hoy en día, muchos prestamistas aceptan también las devoluciones realizadas a través de tarjeta. Normalmente puedes pagar tu préstamo con una tarjeta bancaria de cualquier banco sin coste extra por tu parte. Solo queda informar tu entidad prestamista que vas a pagar tu deuda con tarjeta, puesto que al introducir los datos de la tarjeta y el importe, la entidad podrá identificar el pago.

Mediante pago en efectivo

Aunque es el método más tradicional, viene cada vez menos utilizado, ya que necesita tiempo para acudir a la oficina o sucursal bancaria y realizar la devolución. Por otro lado, se trata de una opción instantánea. Se utiliza a menudo para cancelar pagos atrasados o cuotas impagadas y evitar penalización diaria. Realizando el ingreso en efectivo, es necesario identificarse bien, para que la entidad prestamista sepa de quién procede el pago. 

Domiciliación bancaria

En cuanto a los préstamos personales, hipotecas y otros créditos con grandes importes, el método más habitual es la domiciliación. Este método consiste en cobro automático de la cantidad determinada de tu cuenta, en la fecha indicada, sin necesidad realizar ninguna operación por tu parte. Se utiliza especialmente en los créditos que se reembolsan en unas cuotas periódicas durante un plazo pactado.

Sistema de pago Trustly

Trustly es la manera más rápida y segura de realizar el pago de tu préstamo. Si trabajan con tu banco y el prestamista lo acepta, será accesible desde tu área personal para realizar el pago en cuestión de minutos sin tener que rellenar los datos de beneficiario, cuenta, importe, etc. Seleccionas tu banco e inicias sesión con tus códigos de acceso habituales a través de una conexión cifrada y segura. Eliges la cuenta desde la cual quieres pagar y después solo queda verificar tu pago.


En todos estos casos, es muy importante que, en el momento de realizar la devolución, se indique con claridad y corrección el cliente y el concepto del ingreso. O podrá salir imposible localizar el origen de la transferencia y cerrar la operación.

Nunca olvides que dejar de pagar un préstamo o crédito contratado, las consecuencias van a ser negativas y siempre van a significar un incremento de tu coste y en casos extremos la pérdida de tus bienes. Ten en cuenta que si no devuelves el préstamo en la fecha de vencimiento, sin realizar los pagos correspondientes a la prolongación del crédito antes de la fecha de vencimiento, se aplicarán los intereses de demora y tus datos serán registrados en el fichero de ASNEF.