Préstamos para jubilados y pensionistas

Fecha de la publicación: 25.01.2018

Préstamos para jubilados y pensionistas

Hoy en día, no es nada extraño que muchos jubilados opten por solicitar un préstamo para poder hacer frente a sus necesidades económicas. Desafortunadamente, si eres en edad avanzada y aún no dispones de una nómina, solicitando financiación en un banco tradicional suelen darte una respuesta negativa en cuanto a la posibilidad de concesión de tu crédito. Sin embargo, en el mercado financiero actual existen varias entidades que ofrecen a personas jubiladas la posibilidad de conseguir financiación extra, aunque en la mayoría siempre queda alguna limitación relacionada con la edad.

Límites de edad para pedir un préstamo

En primer lugar, hay que tener en cuenta que los límites de edad máxima se refieren a la edad que tendrás al conseguir el día de vencimiento de tu contrato. La edad es uno de los aspectos muy importantes para el análisis de tu perfil y el cálculo de riesgo. Habitualmente, para las entidades financieras tradicionales la edad avanzada significa un elevado riesgo de impago si el prestatario no tiene aval o no dispone de otra garantía.

Al pedir un préstamo personal se suele exigir a los jubilados de menos de 75 años contratar un seguro de amortización (o seguro de vida) para garantizar el pago. El plazo de reembolso depende de la edad que tendrás al terminarlo, ya que no puede sobrepasar el límite establecido. En caso de que estás mayor de 75 años, suele ser inevitable contar con un avalista que se pondrá responsable de la deuda en caso de impago, o con otro aval de cualquier tipo.

Financiación disponible para los pensionados

En realidad, solo el facto de ser jubilado no te limita en disfrutar de diferentes formas de financiación para cualquier necesidad, sean imprevistos urgentes o un proyecto de mayor envergadura. Mucho más importante es disponer de una fuente de ingresos regulares, sin importar si se trata de una nómina o pensión. Ya que muchos prestamistas privados consideran los pensionistas uno de los mejores perfiles de solicitante. No obstante, cada tipo de préstamo tiene condiciones y características diferentes.

Mini préstamos a corto plazo

Los microcréditos y préstamos rápidos sirven para resolver situaciones inesperadas y problemas urgentes y puntuales. Si necesitas dinero de emergencia puede ser una buena forma de conseguirlo, ya que este tipo de préstamos suele ser disponible para toda la gente que tiene un ingreso regular, demostrable y suficiente. Sin importar tu edad, puedes disponer del dinero sin retrasos y utilizarlo para cualquier fin.

Préstamos personales

En caso de que necesites dinero para financiar un gasto elevado, sea la reforma de tu hogar o compra de coche, hay que mirar ofertas de los préstamos personales. Existen varios tipos diferentes de préstamos personales disponibles para los jubilados y los que están cobrando una pensión. Desde los préstamos sin garantía donde no se pide adjuntar ningún activo como aval, hasta los préstamos garantizados que requieren un bien de valor como garantía. Siempre depende del importe solicitado y el plazo necesario para reembolsar de préstamo.

Hipoteca inversa

Si eres mayor de 65 años y tiene una vivienda en propiedad, otra opción puede ser la hipoteca inversa. Se trata de una alternativa como incrementar ingresos a través de un préstamo con tu inmueble como garantía. Es decir, puedes convertir el valor de tu casa en un ingreso mensual o pago de una suma global. Sin embargo, debes tener en cuenta que es uno de los productos financieros de alto riesgo.

 

Al lado de la disponibilidad para los jubilados, cada uno de estos tipos de préstamos tiene unas características diferentes que lo hacen más o menos adecuado para resolver distintos tipos de problemas financieros. Para encontrar el préstamo o crédito que mejor se adapte a tu situación, consulta y compara distintos productos proporcionados en mercado actual.