“PayDay Loans”, la historia de los microcréditos

Fecha de la publicación: 19.12.2017

“PayDay Loans”, la historia de los microcréditos

Préstamos de día de pago (de inglés “PayDay Loans”). Estos pequeños créditos a muy corto plazo fueron muy populares en los países de América y sobre todo en Estados Unidos desde los años ochenta. Aunque no fue un formato tan popular en Europa, los mini préstamos rápidos o microcréditos urgentes como los conocemos hoy, nacieron siendo una copia de los préstamos de día de pago. Pero, vámonos desde inicio…

Bangladés, 1974

En el año 1974 en Bangladés, M. Yunus (ganador del Premio Nobel de la Paz) creó el banco de créditos de pequeños importes destinados para las personas sin recursos, las que ningún banco quería financiar por falta de garantías y alto riesgo de impago. Debido a este rechazamiento, las familias pobres del país no tenían ninguna posibilidad de conseguir financiación. La situación cambió con la llegada del banco Grameen, que empezó a ayudar a la gente socialmente excluida en su desarrollo económico y social.

La llegada a Estados Unidos

El éxito de este nuevo sistema de financiación en forma de microcréditos para particulares llegó hasta Estados Unidos, donde se transformó en un producto financiero de consumo. Así nacieron los préstamos de día de pago, microcréditos a corto plazo, sin avales. Un prestamista privado ofrecía mini préstamos a sus clientes con reembolso mediante un cheque entregado con la solicitud. La popularidad de estos préstamos creció rápidamente entre la gente.

Mini préstamos en Europa

La idea de este producto financiero se exportó también a Europa, donde se han hecho populares rápidamente, con varias modalidades. Los mini préstamos y microcréditos llevaban décadas funcionando, hasta la crisis económica. A lo largo de los últimos años, cuando los bancos endurecieron los requisitos para obtener financiación, las entidades financieras privadas de microcréditos quedaron más accesibles para la gente y el sector continuó creciendo. Su éxito en España no se ha hecho esperar, como la crisis ha afectado a gran parte de los ciudadanos españoles también.

Microcréditos online urgentes

La llegada de internet y las innovaciones tecnológicas influyeron mucho la expansión de la financiación online rápida, puesto que hizo posible solicitar préstamos desde cualquier dispositivo con acceso al internet, desde la comodidad de casa, de manera sencilla y sobre todo rápida. Las páginas web y los microcréditos online sustituyeron a los préstamos de día de pago con un proceso de tramitación fácil y rápida, realizando transferencias automáticas a la cuenta bancaria de los clientes, etc.

Hoy en día, para solicitar un mini préstamo online solo es necesario ser mayor de edad y disponer de un dispositivo con conexión a Internet, sea un ordenador, tableta o móvil, una dirección de correo electrónico, un número de teléfono y un número de cuenta bancaria para ingresar el importe del mini préstamo urgente. Sin apenas burocracia, sin papeleos abundantes y las largas colas de espera en una oficina.

Ahora puedes pedir microcréditos urgentes online desde donde tú quieras, a la hora que lo necesites, y con el dinero disponible en tu cuenta dentro de unos pocos minutos. Además, existe una gran variedad de ofertas en el mercado actual, proporcionando mini préstamos gratis, sin avales ni nómina, también disponibles para las personas en listas de morosidad, etc. Lo que todos tienen en común es la necesidad de utilizarlos de manera responsable.