Líneas de crédito frente a préstamos rápidos

Fecha de la publicación: 30.08.2018

Líneas de crédito frente a préstamos rápidos

Si estás buscando un producto financiero al que acudir solo en situaciones de emergencia y por el que solo pagues si lo utilizas, tienes varias opciones. Una de ellas pueden ser las líneas de crédito. Esta es una alternativa que se adapta a tus necesidades y que te permite elegir qué cantidad retirar y en qué momento, reduciendo el coste de financiación en el caso de no alcanzar el límite máximo que te ha aprobado el prestamista.

Como una alternativa a las líneas de crédito podemos mencionar los préstamos rápidos online. Con estos préstamos personales puedes solucionar problemas de liquidez inmediatos de forma urgente, ya que normalmente no tarda más de un día disponer del dinero que necesitas. Aunque este producto suele ofrecer cantidades de dinero relativamente pequeñas, para afrontar unos apuros puntuales son suficientes.

Una vez que decides solicitar financiación lo más importante es elegir producto adecuado. Es importante conocer las diferencias entre distintos tipos de financiación, para que puedas elegir un producto que mejor se adapte a tu situación.

Ventajas y desventajas de una línea de crédito

La gran ventaja de tipo de financiación es flexibilidad y comodidad. Básicamente se trata de una cuenta bancaria con un límite establecido a la que puedes recurrir para afrontar pagos. La entidad prestamista pone a tu disposición un saldo y tú puedes utilizar solo una parte de esta cantidad según tus necesidades. En cuanto al uso de ese dinero disponible, puedes accederlo de manera inmediata cada vez. Como hemos mencionado, unida a la flexibilidad está la comodidad en el manejo de ese saldo, operado como una cuenta corriente propia.

Sin embargo, las líneas de crédito también tienen unas desventajas. Los intereses y las comisiones suelen ser más elevados, aunque se cobran solo por la cantidad utilizada, no por la totalidad del dinero dispuesto a crédito. Por lo tanto, las líneas de crédito son frecuentemente pedidas por pequeñas empresas o autónomos que necesitan tener una fuente de financiación en ciertos momentos de falta de liquidez. En este sentido, los préstamos personales online son un producto más barato en cuanto a intereses o comisiones y, por lo tanto, con estos préstamos online puedes solucionar mejor tus problemas de liquidez inmediatos.

Préstamos rápidos online

Si estás buscando dinero siempre disponible para cubrirte las espaldas frente a unos gastos imprevistos, una de las alternativas más interesantes a las líneas de crédito pueden ser los préstamos rápidos online. Una manera casi igual de rápida y más eficaz de solucionar imprevistos o necesidades puntuales. Estos préstamos funcionan de otra manera que las líneas de crédito. Recibes una cantidad de dinero fija y tendrás que hacer devolución o en unas cuotas periódicas pactadas o en totalidad al final del plazo de devolución.

Al contrario de las líneas de crédito, los intereses de los préstamos rápidos son aplicados sobre la cantidad total concedida, sin importar si la vas a utilizar o no. Por otro lado, suelen ser más bajos en general y, por lo tanto, si quieres financiar una compra o un pago concreto, es decir, sabes la cantidad que necesitas y que vas a utilizar, puede ser más conveniente pedir un préstamo rápido, ya que normalmente sale más barato.

 

En cualquier caso, valora bien todas las particularidades de tu situación personal para elegir la opción que mejor se adapte a tus necesidades. En el mercado crediticio actual existe una inmensa cantidad de opciones y tipos de financiación. Para encontrar la financiación más adecuada, lo más importante es realizar una comparativa entre distintas ofertas, informándose sobre todos los requisitos y condiciones correspondientes a cada una de ellas, considerar tus necesidades, tu situación económica y tu capacidad de cumplir con todas las obligaciones indicadas.