La herencia de las deudas

Fecha de la publicación: 07.04.2017

La herencia de las deudas

En uno de nuestros artículos anteriores hemos hablado sobre los seguros de amortización de los préstamos y líneas de créditos para el caso de fallecimiento del titulario del crédito. Estos seguros, aunque representan un coste adicional, pueden ser una gran ayuda para proteger los familiares de las deudas del fallecido y de posibles consequencias por el impago.

Hoy vamos a ver como se heredan las deudas de los préstamos y créditos contratados por el fallecido, que opciónes tienen sus herederos y cosas que deberías conocer para considerarlos a la hora de solicitar un préstamo, especialmente si tienes familia propia.

Según la ley, cuando una persona fallece, los herederos reciben la herencia, pagando impuestos de sucesiones y con todos los bienes heredan también las obligaciones y deudas del fallecido. Es decir, cuando se acepta una herencia se acepta con todas las deudas del testador. En general los herederos sólo tienen tres opciónes ante un testamento que incluye las deudas:

  • Aceptar la herencia completamente, con deudas incluidas. En este caso uno recibe tanto todos los bienes, como todas las deudas con un compromiso de abonarlas.
  • Otra posibilidad es aceptar la herencia a beneficio de inventario. Lo que significa que uno recibe la parte de los bienes restante después de abono de las deudas existentes.
  • La última opción es rechazar la herencia en total, incluyendo tanto los bienes como las deudas y dejarla pasar a los sucesores siguientes. Esta opción supone expresar la renuncia ante notario y no disfrutar de ninguno de los bienes.

Antes de decidir es importante informarse bien sobre todos los productos financieros contratados por el testador así como de todos productos vinculados existentes. Especialmente en caso de los préstamos y créditos bancarios, porque la mayoría de las entidades bancarias obligan a sus clientes contratar un seguro de vida, cuya parte forma el seguro de amortización, para cubrir casos de fallecimiento del prestatario. Antes de decidir rechazar una herencia por las deudas debes saber si existe un seguro de vida o póliza contratada por el testador para atenderlas.

Si se encargas de la tramitación, tienes un plazo de 180 días naturales para avisar las entidades financieras de fallecimiento del titulario y cancelar todas las deudas existentes. Recuerda que cada prestamista tiene un proceso particular para estos casos y te obligará a entregar varios documentos, sea el testamento, certificado de última voluntad, declaración de herederos, escritura de adjudicación de la herencia, justificante de pago del impuesto de sucesiones, etc. Una vez hayas enviado toda la documentación necesaria, el prestamista te informa sobre los productos financieros contraídos por el familiar fallecido.

Aceptando la herencia en total con las deudas incluidas, el sucesor recibe los bienes, paga los impuestos correspondientes e utiliza esos bienes (o los suyos propios) para atender las obligaciones contraídas por el familiar fallecido, como los préstamos personales, tarjetas de crédito o líneas de créditos hipotecarios.

Para evitar el riesgo de que las deudas (también las que no se saben por el momento) contaminan tu patrimonio económico, existe la última posibilidad -  aceptación de la herencia a beneficio de inventario. A través de esta figura jurídica el heredero queda sin responsabilidad por las deudas del causante. Las deudas se pagan hasta el valor de los bienes hereditarios y los acreedores no pueden pedir el abono de una parte no cubierta por la herencia. Una vez satisfechas todas las deudas, si queda algo, este resto se reparte entre los herederos