¿Es razonable pedir un préstamo con ASNEF?

Fecha de la publicación: 08.08.2017

¿Es razonable pedir un préstamo con ASNEF?

Si necesitas un extra de dinero, pero ya tienes unas deudas activas inscritas en uno de los registros de morosos, los préstamos con ASNEF son un tipo de crédito que puedes solicitar y contratar. Desde los microcréditos por importes pequeños, hasta los préstamos rápidos e hipotecarios de cantidades más elevadas, todos ofrecen la posibilidad de conseguir financiación aunque tengas deudas pendientes.

A primera vista suena bien, sin embargo todos los tipos de préstamos con ASNEF conllevan también varios riesgos y desventajas que deberías tener en cuenta antes de solicitar este tipo de financiación. 

1. Estos préstamos solo los puedes solicitar a través de las entidades privadas de financiación. Los bancos normalmente no conceden este tipo de crédito. En todos casos, si un prestamista privado ofrece préstamos con ASNEF, eso no significa que te lo vayan a conceder automáticamente. Al contrario, tienes que cumplir con los requisitos especiales y pasar el estudio del control de riesgo de la entidad prestamista particular.

2. Aunque se llaman préstamos con ASNEF, la mayoría de los prestamistas pone un límite para las deudas registradas. Normalmente no pueden ser superiores a unos 1000 euros, sino algunas entidades suelen poner el límite aún más bajo. Además, si tus deudas están contraídas con una entidad bancaria, sale también mucho más complicado que te concedan un préstamo de este tipo.

3. Para conseguir un préstamo con ASNEF, tienes dos opciones como garantizar tu capacidad de devolver dinero prestado al tiempo establecido. Según la cantidad solicitada, o con un ingreso regular y suficiente para poder cumplir tus compromisos de pago, o usando como garantía un activo en tu propiedad como una vivienda, un garaje o un vehículo. Si el segundo caso, siempre ten en cuenta el riesgo de acabar perdiendo tu garantía. Tu inmueble, tu coche, o lo que sea…

4. Aunque si tu solicitud sea aprobada, las condiciones y las limitaciones serán más rigurosas que para un préstamo o crédito tradicional. Y en todos casos un préstamo con ASNEF sale más caro que un préstamo tradicional del mismo tipo. Debido al riesgo elevado de impago y otros factores, los tipos de intereses en este tipo de financiación suelen ser altos. 

5. La posibilidad de contratar un préstamo o crédito más cuando ya tienes deudas pendientes es un riesgo que puede hacerte caer en un endeudamiento muy grave para tu salud financiera. Antes de contratar el préstamo con ASNEF hay que tener en cuenta que el impago se penalizará con el pago de un interés de demora en función de los días naturales transcurridos sin abonar el préstamo.

Los préstamos con ASNEF tienen muchas desventajas y conllevan un gran riesgo de sobreendeudamiento o la pérdida de tus bienes empeñados para garantizar la devolución. No obstante, si tienes pagos pendientes de mucha importancia, que no están contraídos con una entidad bancaria, o si te surge un imprevisto urgente, el mercado te ofrece algunas posibilidades de conseguir el dinero necesario. Siempre y cuando lo uses de manera responsable.

La verdad es que resulta demasiado sencillo terminar inscrito en un fichero de impagos, ya que una factura de servicios o un recibo de teléfono no abonado son motivos suficientes. Si en algún momento te encuentras en ASNEF u otra lista de morosidad, trata de pagar y cancelar las deudas lo antes posible, ya que mantener tus cuentas al día sin deudas pendientes es lo más recomendable.