¡Disfruta las vacaciones de verano!

Fecha de la publicación: 21.08.2018

¡Disfruta las vacaciones de verano!

Llegó el verano y seguramente ya tienes en tu cabeza un plano de tus vacaciones. Una destinación a donde escapar fuera de la ciudad y disfrutar un merecido descanso. A la hora de planear tus vacaciones, una de las principales limitaciones es el presupuesto.

Si el problema que te encuentras para irte de vacaciones es que no dispones de ahorros suficientes para darte un capricho, en el mercado financiero existen varios tipos de financiación para ayudarte conseguir dinero extra para tus viajes y disfrutar tu tiempo libre. Puedes hacerlo con tu tarjeta de crédito, con préstamos propios de las agencias de viajes o con créditos personales.

Es cada vez más habitual solicitar un préstamo o crédito para pagar los viajes y otros gastos que se producen durante el período de vacaciones. Sin embargo, lo más importante es elegir la financiación para el verano con plena consciencia y responsabilidad, para evitar problemas con devolución de las deudas que contrajiste para pagar tus vacaciones.

Antes de solicitar un préstamo, tienes que pensar y calcular el dinero que crees que utilizarás. No solo para no pedir más de lo que necesitas, sino también para elegir un tipo de préstamo que sea adecuado a tu situación y evitar que el viaje de tus sueños se convierta en un sobreendeudamiento. A continuación te vamos a presentar algunas recomendaciones básicas.

Ten en cuenta tu capacidad de pago

Al buscar un préstamo o crédito para financiar tus viajes, en lo primero que no debes pensar es en conseguir quien te preste la cantidad más alta, sino que una cantidad a la que te puedes comprometer a pagar cada mes, sin influir tu presupuesto básico. Es decir, tu capacidad de pago es la cantidad que resta después de pagar todos los gastos obligatorios. En general, se aconseja no destinar más del 30% de tus ingresos al pago de todas tus deudas, por lo que puedes hacer el cálculo y ver si la financiación de tus vacaciones entra dentro de este porcentaje.

Ajusta al mínimo el plazo de devolución

Mientras más amplio sea el plazo de reembolso, más pagarás al final en intereses. Por lo que tener la deuda el menos tiempo posible es una opción recomendable. La clave es comparar distintas tasas de interés y plazos, evitar a toda costa endeudarse con un crédito que dure por meses y meses después de tu viaje. En caso de que dispondrás con un dinero extra en algún momento, puedes amortizar anticipadamente una parte o totalidad de tu deuda para ahorrar en intereses.

Fíjate en el precio de financiación

A la hora de encontrar un préstamo que te gusta consulta el precio total. El mejor indicador, que sirve para conocer cuánto te va a costar al final el préstamo o crédito, es la TAE (Tasa Anual Equivalente). La TAE, representada en porcentajes, incluye todos los intereses, honorarios, comisiones y gastos unidos con el crédito. En breve, mientras más bajo sea este porcentaje, más barata te saldrá la financiación.

Compara ofertas y busca las más ventajosas

Sea un préstamo rápido o un crédito personal, es recomendable que compares las mejores ofertas del mercado a través de nuestro comparador de préstamos para escoger la oferta más ventajosa que mejor se adapte a tus necesidades. Si te dedicas un tiempo a comparar las ofertas, puedes encontrar financiación barata o incluso gratis.

 

¡Buen viaje!