Descubierto bancario: ¿cómo solucionarlo?

Fecha de la publicación: 03.01.2019

Descubierto bancario: ¿cómo solucionarlo?

¿Qué significa un descubierto bancario? El descubierto bancario es aquella situación que se produce cuando tu cuenta corriente entra en “números rojos”, es decir, cuando entra en saldo negativo al haber gastado más dinero del que realmente se disponía. Esta situación suele producirse cuando se presenta un imprevisto, el cobro de un recibo es más elevado de lo esperado o se cargan las compras de la tarjeta de crédito. Ante esta situación, algunos bancos permiten seguir gastando hasta un límite aunque tu cuenta esté a cero. De esta forma, entras en un descubierto.

La decisión de facilitar el descubierto al cliente depende del banco, tanto como los intereses y comisiones por tener saldo negativo. Aunque el coste de los descubiertos está limitado por ley (la aplicación no puede conllevar una Tasa Anual Equivalente (T.A.E.) superior a 2,5 veces el interés legal del dinero), habitualmente acarrea gastos para el cliente porque también supone un gasto al propio banco. La entidad bancaria tiene que responder con sus propios fondos para hacer frente al recibo o compra correspondiente. Después se lo cobra al cliente con intereses, comisiones y otros gastos relacionados, que pueden ser demasiado elevados.

¿Cómo evitar entrar en “números rojos”?

En general, el descubierto bancario es situación inesperada y suele tener un coste elevado. Así, lo mejor que puedes hacer es prevenir que se produzca. Evitar el descubierto bancario no sólo te ahorrará dinero, sino que además te ayudará mantener un buen historial crediticio. Para evitar el descubierto en tu cuenta corriente, debes:

  • Mantener siempre un saldo mínimo en tu cuenta bancaria, para cubrir los gastos inesperados e imprevistos.
  • Controlar periódicamente tu cuenta bancaria y todos los movimientos de fondos, sobre todo a final de mes.
  • Tener un presupuesto de tus gastos de cada mes, tener en cuenta todos los recibos que tienes, importes que generan y cuándo se cargan en tu cuenta. Considera utilizar las apps para controlar tus gastos e ingresos, ya que pueden ser de gran ayuda en este caso.
  • Pactar con el banco los pasos a dar en caso de que la cuenta se quede en cero. De esta manera podrás establecer previamente con el banco que no te concedan descubiertos o que te avisen y rechacen los recibos que podrían moverte en números rojos.

¿Cómo solucionar el descubierto?

Si, a pesar de la prevención, ya te encuentras con saldo negativo en tu cuenta bancaria, deberás solucionarlo con la máxima rapidez posible. Es decir, ingresar dinero en tu cuenta para deje de tener saldo negativo. Si no se cancela de forma rápida, el descubierto va a continuar generando intereses de demora.

  • Si tienes fondos en otra cuenta que puedas transferir o si dispones de efectivo que puedas ingresar, hazlo de manera inmediata. En todos casos, antes de transferir el dinero, no olvides informarse de los gastos relacionados con esos movimientos.
  • En algunas ocasiones te puede merecer la pena contratar una línea de crédito y de esta forma evitar cualquier descubierto. Recuerda comparar con antelación el coste total del crédito y el coste de descubierto.
  • Si no dispones de fondos propios, otra solución puede ser solicitar un préstamo rápido online en una entidad independiente al banco. Aunque parece que los préstamos rápidos resultan más caros, a veces pueden salir más baratos que tener el saldo en negativo. Con algunos mini préstamos online puedes obtener hasta 300 euros gratis (sin intereses ni comisiones) a devolver en un plazo flexible de hasta 30 días.