Cuidado con los préstamos y créditos usurarios

Fecha de la publicación: 20.06.2017

Cuidado con los préstamos y créditos usurarios

El término “usura“ describe las prácticas de cobro excesivo  de intereses al solicitar un préstamo o crédito, vinculación de productos financieros innecesarios, pago de beneficios al prestamista, etc. Desgraciadamente, los intereses abusivos (usurarios) son una práctica fraudulenta extendida tanto en sector bancario, como entre algunas entidades privadas de préstamos rápidos y microcréditos.

Ley de Represión de la Usura

En España, la usura está definida y regulada por una ley antigua, publicada 23 de julio de 1908. La Ley de Represión de la Usura (Ley Azcárate) en su primer artículo dice: 

"Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales". 

Esta ley define la usura y permite anular contratos de los préstamos usureros, sin embargo, no está indicando un porcentaje concreto, un tipo de interés a partir del cual se pueda hablar de un interés abusivo. En cuanto a los intereses moratorios que se abonan por incumplir con el pago al tiempo, existe un límite establecido por la Ley 16/2011 de créditos al consumo. Según esta ley el interés moratorio no podrá superar 2,5 veces el interés legal del dinero. ¿Pero existe también un límite para los intereses remunerados, es decir los que se cobran a cambio del dinero prestado?

Sentencia del Tribunal Supremo

Debido a gran aumento de las ofertas de los préstamos y créditos dentro de los últimos años, existen también varias sentencias que han sentado jurisprudencia y establecido algunos nuevos límites a la usura en España. 

Una sentencia más importante y más actual para la situación contemporánea es la del Tribunal Supremo, dictada en el año 2015. A través de esta sentencia se han puesto límites a los intereses de los créditos al consumo, al concluir que los préstamos que dupliquen el interés medio del mercado deben considerarse usurarios, lo que permite anularlos.

Esta sentencia afecta directamente a los préstamos rápidos y microcréditos. No obstante, el Tribunal Supremo acepta que el riesgo que conlleva la concesión de estos préstamos y créditos concedidos con menos requisitios permita elevar los intereses, pero no hasta doblarlos.

"Aunque las circunstancias concretas de un determinado préstamo, entre las que se encuentran el mayor riesgo para el prestamista que pueda derivarse de ser menores las garantías concertadas, puede justificar [...] un interés superior al que puede considerarse normal o medio en el mercado, como puede suceder en operaciones de crédito al consumo, no puede justificarse una elevación del tipo de interés tan desproporcionado".

Debido a este precedente, muchos consumidores se han animado a interponer denuncias contra los préstamos rápidos al consumo que consideran abusivos. En el caso de anulación del contrato, el consumidor sólo está obligado a devolver el importe recibido, sin ningún tipo de interés adicional. Además podrá exigir que se le devuelva todo lo cobrado de más.

¿Cómo evitar ofertas usurarias?

Para evitar las ofertas fraudulentas con intereses excesivos, lo primero que tienes que tener en cuenta antes de contratar un préstamo o crédito rápido, es el tipo de interés que te van a aplicar, las comisiones y las obligaciones de contratar servicios adicionales. Al solicitar un préstamo compara diferentes prestamistas y pide a los prestamistas particulares todos los detalles para que puedas comparar las ofertas correctamente.