Créditos con garantía hipotecaria, ¿sí o no?

Fecha de la publicación: 09.05.2017

Créditos con garantía hipotecaria, ¿sí o no?

Dentro de la gran variedad de los productos financieros, si necesitas conseguir un importe más elevado, los préstamos y créditos con garantía hipotecaria pueden ser la solución. Son aquellos créditos que ofrecen obtener importes hasta 600 000 € con un plazo de devolución de hasta 15 años a cambio de poner una vivienda, un inmueble libre de cargas como aval.

Sin embargo, no debes solicitar este tipo de crédito si no estás absolutamente seguro de que podrás devolver el dinero de la forma pactada, ya que el riesgo de perder el inmueble puesto como garantía es alto.

Ventajas de la garantía hipotecaria

La ventaja principal de los préstamos y créditos con garantía hipotecaria es el importe elevado que te permiten conseguir. Sin embargo, el importe que puedes solicitar depende del valor de tu inmueble empeñado, su ubicación y plazo del préstamo. Normalmente puedes obtener hasta 40% del valor de tu vivienda.

Otra ventaja que ofrece este tipo de producto financiero es un plazo de devolución demasiado largo (hasta 15 años). Además, habitualmente puedes solicitar un plazo de carencia (hasta 4 años). En este período efectuarás únicamente el pago de los intereses correspondientes a la deuda, dejando la amortización del capital para más tarde.

Con garantía hipotecaria normalmente ya no es necesario demostrar o justificar nómina, ni otros ingresos periódicos. También puedes pedir el préstamo, aunque figures en algún fichero de morosidad tipo RAI o ASNEF. Así los requsitios generales que debes cumplir son ser mayor de edad, residir en España y disponer de una propiedad a tu nombre.

Desventajas, peligros y riesgos

La desventaja más grave de los créditos con garantía hipotecaria consiste en la necesidad de “empeñar“ tu propiedad, es decir ponerla como aval de tu préstamo solicitado. Por lo que surge un gran riesgo de perder la titularidad de tu propiedad, en caso de que no podrás cumplir con el contrato y no serás capaz de reembolsar las cuotas establecidas.

Antes de poner tu vivienda como aval, debes considerar todas otras opciónes que tienes. Ser prudente y no dejarse llevar por las necesidades de liquidez es importante para no acabar sobreendeudados. Analiza tu situación económica para valorar si este tipo de préstamos te conviene. A la hora de solicitar un préstamo con garantía hipotecaria es importante leer atentamente las condiciones del contrato. Consulta también los tipos de intereses y la Tasa Anual Equivalente (T.A.E.), productos vinculados, seguros etc. Considera otra vez el coste total del dinero prestado y todos los riesgos correspondientes.

¿Cuándo pedir un crédito con garantía hipotecaria?

Aunque los préstamos y créditos con garantía hipotecaria están destinados a cualquier finalidad, sumando las ventajas y los peligros, es recomendable utilizar este producto financiero solo para finalidades importantes. Para comenzar con un nuevo proyecto laboral o un negocio como autónomo, ya que te permite obtener un gran importe para hacerte cargo de cualquier gasto que tengas. O si tienes en cuenta los elevados impuestos que hay que pagar por recibir una herencia en España, estos productos te pueden ayudar a no perder la herencia. También puedes usar este crédito para reunificar tus deudas activas, detener embargos de tus otras propiedades, o para liquidar tus deudas pendientes con terceros y salir de las listas de morosos tipo ASNEF.

Recuerda que tu vivienda es el bien que garantiza el monto que tomes prestado a través de un préstamo o una línea de crédito con garantía hipotecaria. Si no pagas tu deuda, el prestamista puede obligarte a vender tu casa para cobrarse la deuda.