Consolida tus préstamos y reduce la cuota mensual

Fecha de la publicación: 16.10.2019

Consolida tus préstamos y reduce la cuota mensual

Los expertos financieros recomiendan que no debas invertir más del 30% de tus ingresos en pagar deudas. ¿Estás en esta situación cuando afrontas las cuotas mensuales de distintos créditos contratados, sean las de tus tarjetas de crédito u otro tipo de préstamos, y la suma de estas mensualidades ahoga tu economía y te obliga a evaluar cada gasto para no caer en posibles impagos y sufrir sus consecuencias?

En esta situación, una alternativa es reunificar todas tus deudas, es decir, cancelar anticipadamente todos tus préstamos existentes y contratar uno solo, con un tipo de interés más bajo y el plazo de reembolso más largo. Reunificando tus préstamos no solo tendrás la posibilidad de reducir lo que pagas cada mes alargando el plazo y reduciendo el tipo de interés medio, sino también quedarás con solo un crédito activo y tendrás mejor control sobre el reembolso.

Para realizar la reunificación de tus deudas tienes varias opciones:

Préstamo personal sin garantía

La opción más habitual es acudir a tu banco principal o al prestamista con el que tienes la mayor deuda pendiente de pago, pedir un nuevo préstamo personal o ampliar el existente, así que su importe sea igual a la suma de todos los préstamos anteriores y con un plazo de amortización más largo.  Es la opción disponible tanto para los empleados, como para los autónomos y los pensionistas. Sin embargo, las ventajas resultan inferiores y los importes suelen ser reducidos, puesto que no se exige una garantía que pueda garantizar el reembolso.

Préstamo con garantía hipotecaria

Son algunas situaciones en las que pedir un préstamo personal sin garantía no es posible. Especialmente las personas que tienen más difícil acceder a los productos mencionados anteriormente son las que figuran en las listas de morosidad tipo ASNEF.

Una opción para reunificar tus préstamos siendo en ASNEF es contratar un préstamo con garantía hipotecaria. Los préstamos con garantía hipotecaria ofrecen importes significativos a reembolsar en un plazo largo, sino necesitarás disponer de algún inmueble en tu propiedad, libre de cargas, que servirá de garantía de pago y conllevarás un riesgo de perder esa propiedad puesta como garantía si no reembolsas el préstamo.

Peligros de la reunificación de préstamos

En todos casos, debes tener siempre presente que la reunificación de tus deudas existentes incrementa la deuda total, aunque el pago de la cuota mensual reducida sea más cómodo. Con un período de reembolso más largo, aumentará también la suma de los intereses que tendrás que pagar, más otros posibles costes adicionales, comisiones o penalizaciones por cancelaciones anticipadas, comisiones por la apertura del préstamo nuevo, etc. Es decir, en total pagarás más.

Si por cualquier razón eliges la alternativa de los créditos de reunificación de deudas con garantía hipotecaria, donde pones un inmueble como la garantía de reembolso, hay que tener en cuenta que en caso de que no podrás cumplir con la devolución del préstamo, existe un gran riesgo de perder tu propiedad puesta como garantía.

Desafortunadamente, hay que mencionar que existen empresas fraudulentas en el sector de las consolidaciones de deudas, aprovechando la oportunidad para engañar a las personas en una situación difícil. Siempre ten mucho cuidado a la hora de elegir la entidad financiera con la que contratar el préstamo de reunificación. Para evitar engaños y encontrar la mejor oferta que se ajuste a tu situación, busca y consulta por internet las experiencias de otros clientes y compara entre distintas ofertas. Puedes utilizar nuestro comparador de préstamos y escoger entre las ofertas de prestamistas fiables y seguros.