Cómo será el teletrabajo post Covid-19

author Patricia García Beneytez Fecha de la publicación: 24.06.2020
Cómo será el teletrabajo post Covid-19

Desde que empezó el estado de alarma, empresas y trabajadores se vieron obligados a implantar un sistema de trabajo del que, hasta entonces, apenas el 5% de los empleados se beneficiaba. El teletrabajo aún estaba por arrancar en la mayoría de las empresas, bien por tratarse de una modalidad en la que los empleadores no terminaban de confiar, o bien por temor a que la infraestructura tecnológica no aguantase lo suficiente.

Pues bien, parece que después de tres meses hemos superado la prueba, al menos en la mayoría de los puestos de oficina donde ha sido posible trabajar desde casa. Es más, ahora muchos empleados desearían que esta modalidad se convirtiese en la norma o al menos se ofreciese como alternativa a volver a las oficinas.

Teletrabajo necesario durante la desescalada

Aunque todavía resulta incierto saber si el teletrabajo se implantará o no en la mayoría de las empresas, lo que es evidente es que se trata de una alternativa necesaria durante el proceso de desescalada, donde todavía es necesario mantener una distancia de seguridad de 1,5 metros, y el aforo de las oficinas y espacios cerrados en general sigue siendo limitado.

Por este motivo, a las empresas no les conviene que muchos de sus empleados pidan volver al trabajo presencial, pues, aunque quisieran, no podrían ubicar a todos en el espacio de las oficinas existentes. Sin embargo, como adelantábamos, muchos se han dado cuenta de las ventajas y comodidades que supone teletrabajar desde sus domicilios, por lo que seguirán optando por esa línea durante el proceso de desescalada.

Gastos ocasionados por el teletrabajo. ¿Cubiertos por el empleador?

Ahora bien, uno de los debates abiertos en este momento es el hecho de si la empresa debería o no cubrir los gastos derivados del teletrabajo. Esto es, el gasto de consumo eléctrico, calefacción o wifi, así como de equipo y mobiliario de oficina que los trabajadores están asumiendo de su bolsillo. En estos términos, la organización sindical UGT se pronuncia diciendo que "no podemos permitir que los empresarios aprovechen la oportunidad para imponer el teletrabajo como medio para ahorrar en costes a cuenta de los trabajadores".

¿Habrá un marco regulatorio para el teletrabajo?

Por suerte, parece que desde el Gobierno están trabajando en un proyecto de ley que regularía el teletrabajo y obligaría a las empresas a compensar los gastos de los empleados. Así, el Ministerio de Trabajo desea formalizar en un marco legal básico las condiciones de esta nueva modalidad, asegurando la igualdad de trato en cuanto a condiciones profesionales tanto para los que decidan teletrabajar como para los que decidan acudir a las oficinas.

Por su parte, Gloria Lomana, presidenta de la Consultora 50&50 GL, también aboga por encontrar un marco regulatorio que lo proteja y reflexiona sobre la importancia de establecer horarios para el teletrabajo que nos permitan desconectar: “creemos en el teletrabajo como algo bueno, pero sabemos que es necesaria la desconexión digital”.

Empresas que ya han apostado por el teletrabajo

Algunas grandes empresas ya han anunciado a sus empleados la posibilidad de teletrabajar incluso de manera indefinida si así lo desean. Es el caso de Twitter, por ejemplo.

Por su parte, el banco holandés ING también ha sido uno de los primeros en implantar el teletrabajo tras el Covid-19. El banco presentó hace unos días a su plantilla de 1.400 trabajadores un plan de trabajo en remoto por el que cada uno, de manera individual, podrá elegir si trabajar desde casa, desde las oficinas, o alternar ambas modalidades.

Además, el plan va acompañado de una limitación horaria en la cual no se podrán enviar correos electrónicos o recibir llamadas de trabajo a partir de las 19.00 de la tarde. Limita también el horario en el que se pueden convocar reuniones, siendo de 10.00 a 16.00 y la duración no puede superar los 45 minutos.

Como vemos, comienzan a surgir medidas favorables al teletrabajo por parte de ciertas empresas; medidas que durante tantos años los empleados demandaban. Así, está por ver la decisión que tomarán el resto de empresas a este respecto, aunque si el Gobierno está trabajando en un marco regulatorio es una buena señal para pensar que esta nueva modalidad regirá próximamente en el ámbito laboral de muchos asalariados.

Fuentes: El Mundo / El Economista / ABC / Sport

author

Autor del articulo:

Patricia García Beneytez

Patricia es Graduada en Economía por la UNED. Ha residido en Irlanda desde 2013 a 2020, donde ha trabajado en empresas financieras.