Cómo controlar tu economía familiar. La importancia de contabilizar tus ingresos y gastos

author Patricia García Beneytez Fecha de la publicación: 01.04.2020
Cómo controlar tu economía familiar. La importancia de contabilizar tus ingresos y gastos

Seguramente te ha pasado alguna vez que llega final de mes y no sabes en qué has gastado mucho del dinero que entró el mes anterior, o que pensabas afrontar un gasto particular porque pensabas que ibas a haber ahorrado suficiente, pero resulta que no es así. Por todo ello es importante controlar tu economía familiar, esto es, saber exactamente el ingreso que entra y las partidas de gasto, tanto fijas como variables.

¿Qué es la economía familiar?

En el libro “Gestión eficaz de la economía doméstica”, se define la economía doméstica o familiar como la “adecuada gestión de los ingresos y los gastos del núcleo familiar haciendo una correcta distribución de los primeros, permitiendo así la satisfacción de sus necesidades materiales”. Es decir, llevar a cabo un debido control de lo que ingresamos y gastamos con el objetivo primordial de fomentar el ahorro y, sobre todo, de no gastar más de lo que ingresamos para no entrar en dificultades y deudas económicas que podamos arrastrar durante un largo tiempo.

¿Cómo contabilizar los ingresos y los gastos?

Una buena manera de contabilizar los ingresos y los gastos es poder ver todos los movimientos económicos del mes a través de nuestras cuentas bancarias. Además, si utilizas métodos de pago como PayPal, Revolut o tarjetas monedero, no olvides revisarlas también.

En definitiva, se trata de intentar pagar siempre con tarjeta de crédito, de modo que el movimiento se quede registrado y luego podamos contabilizar lo que gastamos, y en qué, a final de mes o principio del mes siguiente.

Una excelente herramienta que podemos utilizar para anotar los ingresos y gastos de nuestra economía familiar es Excel. En un libro de Excel podemos crear 12 hojas, una por cada mes, y copiar siempre la misma plantilla. Así, solo habrá que cambiar las cifras que cambiarán de un mes a otro.

Partidas de ingresos y gastos

A la hora de crear tu plantilla donde apuntarás tus ingresos y gastos puedes emplear la nomenclatura que más sencilla te parezca, mientras no te olvides de incluir todas y cada una de las partidas de gastos. Aquí te mostramos un ejemplo que refleja más o menos cómo deberías contabilizar tu economía familiar:

Ingreso familiar: en este apartado debes incluir el ingreso familiar total. Es decir, si trabaja más de un miembro de la familia, haz la suma de ambas nóminas e introduce la cantidad como ingreso total. Si lo prefieres, puedes anotar los ingresos por separado y luego sumarlos, para reflejar las nóminas de cada uno.

Gastos fijos: son aquellos gastos que se mantienen fijos cada mes y de los que no podemos prescindir. Son, por ejemplo:

  • Alquiler o hipoteca
  • Bono(s) de transporte: siempre que se utilice el transporte público para ir a trabajar, será un gasto fijo del que no podremos prescindir.
  • Vehículo(s): lo mismo ocurre con los vehículos familiares. Siempre y cuando tengan que utilizarse para ir a trabajar, todos los gastos que deriven de ellos, como gasolina, seguros e impuestos, serán imprescindibles.
  • Cualquier otro gasto fijo mensual: comunidad de vecinos, cuota escolar, guardería, seguro médico privado, etc.

Gastos variables: se trata de gastos que son necesarios cada mes, pero cuyo coste puede variar dependiendo del gasto racional que realicemos de ellos:

  • Facturas domésticas: agua, electricidad, gas, internet…
  • Facturas de móvil
  • Cesta de la compra: deberás revisar tus movimientos bancarios y sacar el total del gasto mensual en la cesta de la compra. Otra opción es haber conservado todos los tickets, de manera que puedas sumarlos cuando realices tu Excel.

Gastos discrecionales u opcionales: se trata de aquellos gastos innecesarios de los que podemos prescindir. Algunos ejemplos son:

  • Ocio: cenas, viajes, entradas de conciertos, eventos deportivos, etc.
  • Cuota de la televisión privada
  • Cuota del gimnasio

 

¿Cuál es la importancia de controlar tu economía familiar?

Una vez anotadas todas las partidas de ingresos y gastos se trata no solo de comprobar el ahorro final, sino de analizar dónde hemos gastado nuestro dinero. La intención de realizar este análisis no tiene por qué ser la de recortar en algo, sino entender en qué gastamos y saber cómo podríamos mover el dinero de una partida a otra cuando sea necesario.

Por ejemplo, imagina que sabes con antelación que en un mes determinado vas a incurrir en un gasto extra porque se acercan las vacaciones, un cumpleaños, o una boda a la que asistir. Pues bien, para ser capaz de pagar dicho gasto extraordinario del mes, puedes echar un vistazo a tu Excel y tratar de mover el dinero de una partida a otra.

Para ello, debes preguntarte: ¿en qué partida puedo gastar menos para contar con más liquidez para otra eventualidad? La respuesta a esta pregunta dependerá de cada uno. Así, habrá gente que decida sacrificar en ocio no solo ese mes, sino también el anterior, para disponer de más fondos y afrontar unas vacaciones o cualquier otro evento que se plantee. Otros tratarán de reducir la cesta de la compra dejando de adquirir productos de marca, intentarán prescindir del coche para ir a trabajar o intentarán reducir su factura de móvil.

En definitiva, contabilizar la economía familiar se convierte en una actividad muy recomendable para gestionar los gastos debidamente, evitar periodos difíciles y velar por la estabilidad del núcleo familiar.

Fuente: inbestMe / CaixaBank / BBVA / FACUA-Consumidores en Acción

author

Autor del articulo:

Patricia García Beneytez

Patricia es Graduada en Economía por la UNED. Ha residido en Irlanda desde 2013 a 2020, donde ha trabajado en empresas financieras.