Comisiónes y gastos de los préstamos y créditos

Fecha de la publicación: 25.01.2017

Comisiónes y gastos de los préstamos y créditos

Hablando del precio total de los préstamos y créditos, es decir el coste total que nos cobrará la entidad prestamista por ingresarnos un importe solicitado del dinero a un plazo determinado del tiempo, este incluye no sólo el tipo de interés nominal (T.I.N.), sino también otros costes, gastos y comisiónes adicionales.

A la hora de la comparativa de dos productos financieros diferentes, es importante conocer y considerar todos los costes asociados a la contratación de los préstamos comparados.

Sin embargo, las entidades financieras que conceden los minipréstamos o los microcréditos rápidos, aquellas normalmente no cobran las comisiónes ni gastos adicionales, excepto las penalizaciónes por el impago.  Aunque sí que algunas compañías pueden cobrar también por ejemplo una comisión por la devolución de forma anticipada.

Si consideramos las ofertas de un importe más elevado, es decir los préstamos personales u otros tipos de préstamos privados del sector no bancario, aunque la mayoría de los prestamistas tampoco incluye muchas comisiónes, a veces ya puedes enfrentarse a otros gastos, como por ejemplo la comisión de apertura o de estudio.

A la hora de solicitar un préstamo personal o hipotecario en el sector bancario, seguro vas a encontrar más comisiónes y gastos adicionales, tanto como el contratamiento obligatorio de varios productos vinculados, cuenta bancaria con nómina domiciliada, los seguros, etc.

¿Cuáles son los tipos de las comisiónes más frequentes?

Comisiónes de apertura

La comisión de apertura se cobra por conceder el préstamo al cliente nuevo. Se trata de un porcentaje del importe solicitado, con un límite mínimo. Representa el coste de la tramitación de la solicitud de préstamos y otros hechos administrativos.

Comisiónes de estudio

Es el coste de evaluar tu solicitud del préstamo. Antes de aprobarla, el prestamista tiene que verificar tus datos, consultar los registros de deudas y realizar un estúdio sobre tu situación económica e historial credítico para llevar a cabo una clasificación del riesgo. Dependiendo de esta clasificación, no sólo se aproba o desaproba la solicitud del préstamo, sino tambien influye las condiciones del contrato.

Comisiónes de modificación

En el caso de la modificación de las condiciones iniciado por el cliente, la entidad prestamista puede cobrar una comisión como la recompensa por el nuevo tratamiento del contrato, reclasificación del riesgo  y otros gastos unidos con el cambio.

Comisiónes de reembolso anticipado parcial o total

Algunas entidades financieras suelen penalizar la devolución del préstamo de forma anticipada, sea parcial o en su totalidad. Por un lado, pagando la deuda antes del vencimiento del contrato ahorras los intereses restantes, por otro lado se aplicará una comisión por cancelación anticipada.

Comisiónes de demora

Esta es la penalización por el impago, que se cobra si no eres capaz de devolver el préstamo, o una cuota al tiempo establecido en el contrato. La cantidad depende de las condiciones del contrato particular.

Otras comisiónes, gastos y productos vinculados

Además de las comisiónes mencionadas, cada entidad financiera puede aplicar otras comisiónes con distintos propósitos. Para obtener algunos préstamos proporcionados por los bancos, a veces es necesario contratar unos productos vinculados, abrir una cuenta en el banco particular o contratar un seguro adicional.

Para conocer el precio total que te cuesta un préstamo o crédito y para llevar a cabo una comparativa efectiva con las ofertas diferentes, primero debes fijarse en la Tasa Anual Equivalente (T.A.E.), que incluye los intereses junto con la mayoría de las comisiónes. Pero cuidado, no es obligatorio incorporar todo, así el cálculo de la T.A.E. no cuenta con algunos gastos extra (por ejemplo la facturación de los terceros, abogados, notaría, etc.) por lo que queda muy importante consultar con mucha atención las condiciones del contrato particular para saber el coste exacto del préstamo en su totalidad.