Comisiónes y gastos de los préstamos y créditos

author Patricia García Beneytez Fecha de la publicación: 11.11.2020
Comisiónes y gastos de los préstamos y créditos

Antes de solicitar un préstamo o crédito personal, es necesario informarse acerca de las comisiones y gastos asociados a estos servicios. Las más comunes son la comisión de estudio y apertura, así como la amortización anticipada.

Hoy en día, cada vez es más habitual acudir a una entidad financiera para solicitar un préstamo que nos permita incurrir en algún gasto inesperado. Dicha solicitud puede hacerse, además, desde la comodidad del sofá, ya que muchas empresas ofrecen este servicio de manera online. Sin embargo, es importante conocer el gasto que supone la concesión de préstamos o créditos antes de solicitarlo.

Gastos de un préstamo personal

En general, los préstamos personales y créditos llevan consigo los gastos y comisiones que detallamos a continuación.

Comisión de estudio

Como su propio nombre indica, la comisión de estudio representa el coste por evaluar la viabilidad del crédito. Antes de aprobar la solicitud, el prestamista tiene que verificar los datos del cliente, así como consultar los registros de deudas y realizar un estudio sobre su situación económica e historial creditico para llevar a cabo una clasificación del riesgo. Dependiendo de esta clasificación, no solo se aprueba o no la solicitud del préstamo, sino que también influye las condiciones del contrato.

La comisión de estudio normalmente se incluye en la comisión de apertura, aunque a veces puede encontrarse por separado e incluso puede haber casos donde se negocie y llegue a ser del 0%.

Comisión de apertura

Otra de las comisiones que acarrean los préstamos y créditos es la denominada comisión de apertura, que se cobra por conceder el crédito al cliente. Según el análisis realizado por HelpMyCash a más de una treintena de ofertas, casi la mitad de los préstamos y créditos que se ofrecen en España conlleva una comisión de apertura del 2% en media.

Gastos de notario

Aunque no se trata de una comisión en sí misma, es otro gasto que debemos tener en cuenta si vamos a contratar un préstamo o crédito personal. Es muy habitual que la entidad financiera solicite que el contrato se formalice ante notario, y los gastos de esta gestión corren a cuenta del cliente.

Comisión por amortización anticipada

Algunas entidades financieras suelen penalizar la devolución del préstamo de forma anticipada, ya sea parcial o en su totalidad. Por un lado, pagando la deuda antes del vencimiento del contrato te ahorrarás los intereses restantes, pero, por otro lado, se aplicará una comisión por cancelación anticipada. Esta comisión suele variar entre el 0,50% y el 1% y se calcula sobre el capital y la cantidad de tiempo que quedaba para el vencimiento del contrato.

Otras comisiones, gastos y productos vinculados

Además de las comisiones mencionadas, cada entidad financiera puede aplicar otras comisiones con distintos propósitos. Para obtener algunos préstamos proporcionados por los bancos, a veces es necesario contratar ciertos productos vinculados, abrir una cuenta en el banco particular o contratar un seguro adicional.

Para conocer el precio total que cuesta un préstamo o crédito y para llevar a cabo una comparativa efectiva con las diferentes ofertas, uno debe fijarse en la Tasa Anual Equivalente (TAE), que incluye los intereses junto con la mayoría de las comisiones. Sin embargo, el cálculo de la TAE no cuenta con algunos gastos extra (como la facturación a terceros, por ejemplo, a abogados y notaría), por lo que es importante consultar con atención las condiciones del contrato para saber el coste exacto del préstamo en su totalidad.

¿Se pueden financiar las comisiones?

En efecto, también existe la posibilidad de financiar las comisiones, esto es, pagarlas parcialmente junto con las mensualidades, en vez de pagarlas en totalidad junto con la primera cuota. No obstante, esta opción también significa que se generan intereses por las comisiones financiadas, por lo que el préstamo se encarecerá aún más. Sin embargo, como vamos a ver en el ejemplo que se muestra a continuación, los intereses generados no suelen ser muy altos:

Por ejemplo, en caso de un crédito de 10.000 euros a devolver en un plazo de 5 aňos, tipo de interés del 8% y una comisión de apertura del 2%, la diferencia entre financiar o no la comisión de apertura será de apenas 50 euros. En el caso de no financiar la comisión, la cuota mensual sería de 200 euros, aunque la primera mensualidad sería de 400 euros. Si se opta por financiar estos costes, las mensualidades serían iguales durante toda la vida del préstamo o crédito y se elevan a 204 euros al mes.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que este coste variará según las comisiones que se incluyan (en ocasiones, la comisión de apertura puede llegar hasta el 3%), la cantidad que se solicite, el plazo de reembolso y el tipo de interés del crédito en sí. De esto modo, para poder evaluar las alternativas hay que pedir a la entidad que calcule ambas opciones.

Préstamos y créditos sin comisiones

Pese a que el impacto sobre el coste total del préstamo o crédito no es tan grande, recuerda que, aunque la mitad de las entidades financieras cobran comisiones, la otra mitad no lo hacen. Debido a que existe una amplia gama de alternativas en el mercado actual de crédito, antes de elegir un crédito y firmar el contrato, es recomendable revisar y evaluar minuciosamente todas las condiciones de la financiación ofrecida.

Con nuestro comparador de préstamos y créditos puedes consultar distintas ofertas libres de comisiones de cualquier tipo.

Fuentes: iahorro, Busconómico

author

Autor del artículo:

Patricia García Beneytez

Patricia es Graduada en Economía por la UNED. Ha residido en Irlanda desde 2013 a 2020, donde ha trabajado en empresas financieras.