Anticipos, préstamos y créditos de nómina

Fecha de la publicación: 01.08.2017

¿Qué es un anticipo de nómina? Se trata de un tipo de préstamo o crédito directamente vinculado a tu nómina, ofrecido por los bancos y algunas entidades financieras. Este tipo de financiación puede tener diferentes características, según las condiciones de la entidad particular, sino en general se trata de financiación a corto plazo, con importe limitado al valor de tu nómina, aunque en algunos casos puedes pedir un anticipo equivalente al doble o al triple de tu sueldo mensual.

A veces, llegar al fin del mes puede resultar complicado. Si estás frente a una situación imprevista y necesitas liquidez para cubrir ciertos gastos inevitables, pedir un anticipo de nómina es una de las opciones para afrontar gastos extraordinarios. Sea una elevada factura de la luz o del agua, una reparación urgente de tu coche o un electrodoméstico, etc.

¿Qué tipos de anticipo de nómina existen?

Se distinguen dos tipos diferentes de anticipo de nómina. Los que se pueden pedir a tu empresa. Este tipo de anticipo de nómina está regulado por Ley y se considera un derecho del trabajador. Condiciones y requisitos pedidos dependen de la normativa vigente en el momento de tu solicitud y también a la regulación adicional, establecida por el convenio colectivo de tu empresa.

Segundo tipo son los anticipos de nómina que se solicitan en banco u otra entidad financiera donde tienes domiciliada tu nómina. Esta operación suele conllevar una serie de condiciones, ya que existen dos formas de solicitarlo. Mediante un crédito flexible o mediante un préstamo nómina. A continuación vamos a discutir las características principales de cada tipo y cuáles son las diferencias.

¿Crédito nómina o préstamo nómina?

Los préstamos y créditos nómina son un tipo de financiación en al que se adelanta el cobro de tu nómina en caso de que necesites dinero para hacer frente algunos imprevistos, tomando como garantía tu propia nómina del trabajador o los ingresos que tengas domiciliados en la cuenta. Habitualmente se suele llamar crédito nómina porque se tiene en cuenta el importe que ingresas mensualmente por tu nómina y el límite máximo está vinculado al importe de la nómina. Similar a una tarjeta de crédito tienes dinero disponible para cualquier momento en el que lo necesitarás. Es decir, financiación inmediata de forma totalmente flexible.

Sin embargo, no es lo mismo un crédito nómina que un préstamo nómina. La diferencia se basa en la diferencia principal entre los préstamos y los créditos. En un préstamo te dan un dinero determinado y pactado con anterioridad que tienes que devolver junto con los intereses en cuotas.

Al contrario, un crédito establece la cantidad máxima concedida del dinero, que tienes disponible para utilizar cuando quieras. Los intereses solo pagarás de la cantidad realmente utilizada y sólo por el tiempo que la utilices. En general, los créditos nómina pueden tener condiciones de financiación más beneficiosas que los préstamos nómina, ya que estos suelen tener los mismos tipos de interés y comisiones como los préstamos convencionales.

Requisitos para pedir anticipo de nómina

Para solicitar un anticipo de nómina es necesario que cumplas con algunos requisitos especiales. En primer lugar es obligatorio tener domiciliados tus ingresos en la entidad particular donde pides el anticipo de nómina, sea en tu cuenta corriente habitual o mediante la contratación de una cuenta nómina.

No obstante, no es el único factor que los bancos tienen en cuenta a la hora de aprobar la concesión de este tipo de préstamos. Debido al análisis y valoración de tu actual situación económica, incluso tu historial crediticio, el banco puede pedir algunos requisitos adicionales como poseer un determinado tipo de contrato de trabajo, no tener ningunas deudas activas, o cumplir cierto tiempo en el banco, lo que se llama el compromiso de permanencia, etc.