5 mitos sobre los préstamos rápidos online

Fecha de la publicación: 02.10.2019

5 mitos sobre los préstamos rápidos online

Son varias las falsas creencias que circulan en torno a los préstamos y créditos rápidos online. No son fiables, no están sometidos a ninguna regulación y solo sirven para robar tus datos personales o tu dinero… esas son algunas de las acusaciones que reciben los productos de financiación urgente en línea. En este artículo vamos a desmontar algunos de los mitos más comunes.

1. Son muy caros

Hay mucha gente que piensa que los préstamos y créditos rápidos cuentan con unos intereses excesivamente elevados. Sin embargo, no siempre es verdad. Se pueden encontrar entidades financieras que aplican en sus productos unos honorarios inferiores a los de los préstamos y créditos bancarios, además existen ofertas de préstamos rápidos online gratis, sin intereses ni comisiones. Por otro lado, algunos créditos urgentes sí tienen intereses altos. Siempre debes utilizarlos de forma responsable, pedir una cantidad ajustada a lo que necesitas y saber que vas a devolver el dinero lo antes posible para evitar que se genere una deuda elevada.

2. No están controlados ni regulados

Tampoco es verdad. Por ejemplo, los mini préstamos están regulados por la Ley 22/2007. En general se puede decir que los préstamos y créditos al consumo están regulados de distintas formas en función del tipo de la entidad financiera que los ofrece. Pueden disponer de licencia bancaria y si no, están bajo la supervisión de otras leyes. En ningún caso actúan por libre, sin estar responsables antes nadie. Además, los prestamistas de créditos rápidos se unen en AEMIP (la Asociación Española de Micropréstamos), una entidad que nació de la motivación de las empresas del sector por realizar un ejercicio de protección del sector y sus clientes.

3. Nunca te aprueban tu crédito

Mucha gente considera que este tipo de financiación no exige el cumplimiento de ciertos requisitos. Sí, son más flexibles, todo el proceso se puede realizar en pocos minutos, sin apenas papeleos, basta con proporcionar tu número del DNI, una cuenta corriente de la que seas el titular, un documento que acredite que eres residente en España, un número de teléfono y una dirección de correo electrónico. Sin embargo, cualquier prestamista necesita confirmar que el solicitante dispone de ingresos suficientes para garantizar la devolución del dinero prestado. Así, no todos los préstamos rápidos que se solicitan terminan aprobados.

4. Conllevan muchas comisiones y gastos ocultos

De hecho, la transparencia de los préstamos y créditos online es una de sus ventajas. Gracias a las calculadoras online, el dinero a reembolsar está claro desde primer momento. No obstante, antes de firmar el contrato de cualquier préstamo o crédito, tienes que leer atentamente todas sus condiciones y todos posibles gastos adicionales que incluye. Si hay gastos o comisiones que no te convienen, puedes buscar una otra financiación. Utilizando nuestro comparador de préstamos puedes encontrar préstamos y créditos rápidos online sin comisiones ni gastos ocultos.

5. Son fraudulentos

Las dudas sobre la legalidad de este tipo de financiación se han propiciado a causa de algunas empresas fraudulentas que han surgido aprovechando la popularización de estos productos. No obstante, como ya hemos mencionado, los préstamos y créditos rápidos online se ofrecen cumpliendo la legislación vigente. Como medida de prevención ante estafadores y usureros, nunca confíes en páginas web de empresas sin dirección ni información fiscal. Tampoco lo hagas si te piden pagar por adelantado para aprobar tu préstamo.

Recuerda que cada producto crediticio tiene sus propias características y condiciones por determinadas razones y que siempre debes informarte en profundidad sobre éstas, antes de contratar cualquier préstamo o crédito.