¿Cuándo solicitar un préstamo?

Fecha de la publicación: 10.02.2017

¿Cuándo solicitar un préstamo?

Hay varias situaciónes en las que cada uno de nosotros se encuentra con una insuficiente liquidez, es decir con una falta de dinero para cualquier finalidad. Como ya hemos mencionado varias veces, la situación económica personal es uno de los factores más importantes para analizar y evaluar antes de pedir un préstamo o crédito para solucionar distintos problemas financieros. 

Considera los parámetros particulares de tu situación y ten en cuenta que pedir un préstamo no siempre es una solución más apropriada. Debes empezar con una análisis profunda de tus ingresos y gastos mensuales. Revisalos y descubre la causa de tu incapacidad económica. Lo más importante es evaluar si sufres por una insolvencia económica de manera temporal o permanente.

Insolvencia económica permanente

A veces cada uno puede enfrentarse a unos gastos imprevistos. Sin embargo, si tienes problemas pagar tus cuentas y obligaciónes cada fin del mes, tus gastos mensuales superan tus ingresos, ya puedes sufrir de una insolvencia financiera de forma permanente. Recuerda que en este caso solicitar un préstamo o un crédito sólo te va a traer mucho más problemas. Si no tienes ingresos suficientes para cubrir tus gastos mensuales, cómo podrías devolver el importe más todos los intereses y honorarios al tiempo contratado? Sin pagar el préstamo al tiempo, la penalización por demorra y otras comisiónes te dejarán perdiendo aún más dinero. Mejor que adeudarse, piensa en otras posibles soluciónes de tu situación.

Controla tus gastos e ingresos de forma eficiente

En primer lugar, revisa todos tus gastos mensuales, facturas y recibos, apúntalos en un calendario para mantenerlos bien organizados. Hoy día existen también varias aplicaciónes para el control eficiente de los gastos e ingresos mensuales. Después trata de dividir los gastos inevitables y los que podrías eliminar o por lo menos disminuir. Eliminado los gastos del segundo grupo, o deberías tener tu cuenta mensual en positivo, o necesitarás repetir la análisis y tratar de buscar más costes evitables. Si ya no se puede ahorrar más en tus gastos mensuales y tu cuenta queda negativa, debes fijarse en tus ingresos. Considera el cambio de tu trabajo para ganar un salario mejor o buscar unos fuentes alternativos de ingresos, como puede ser por ejemplo un alquiler, etc.

Una vez tus ingresos superan tus gastos, no olvida hacer inmediatamente un plan de ahorro, para guardar cada mes una cantidad de dinero para varios imprevistos pagos a los que puedes enfrentarse en el futuro. Siempre trata de mantener los hábitos responsables y mejorar tu gestión de dinero para disfrutar una situación económica personal estable y evitar problemas de la insolvencia financiera.

Falta de dinero temporal

Si sólo te falta dinero de forma esporádica, frente a unos gastos imprevistos o pagos inevitables, pero consideras tu situación económica como estable, hoy día se te ofrece una inmensa variedad de los productos financieros para cubrir la falta de dinero actual.

Dependiendo de la finalidad, sea por ejemplo la boda en familia o una reconstrución de tu vivienda, puedes elegir de una gran variedad de los préstamos y los créditos bancarios o privados. Desde los minipréstamos y microcréditos rápidos hasta los préstamos personales e hipotecarios, líneas y tarjetas de crédito, así como varios servicios de empeño, etc.

Lo importante es simpre mantener tus deudas activas bajo control, así como pensar cada vez antes de pedir un préstamo o crédito nuevo si es una necesidad verdadera por la que quieres adeudarse. Por punto de vista de tu cuenta mensual, nunca dejes tus deudas de consumo sobrepasar un límite de 30% de tus ingresos mensuales.